Eleftheria Arvanitaki, gran dama de la música Griega. Por: Alfredo Rodríguez

Iniciamos nuestra sección de música con una de las grandes damas de la música griega, Eleftheria Arvanitaki, la crónica y reflexiones de Alfredo Rodríguez la sitúan en el contexto actual de la música contemporánea.

 

  

Eleftheria Arvanitaki  Por: Alfredo Rodríguez 

Desde que abandonara el grupo Opisthodromiki Compania, en los primeros años 80, Eleftheria Arvanitaki se ha convertido en una de las grandes damas de la música griega, y en una de las representantes más cualificada de la música rembetika. Unos años antes, bajo la dictadura de los generales (1967-1974), los jóvenes empezaron a utilizar la música como arma de protesta política, al igual que había ocurrido en otros países antes o estaba ocurriendo en España por aquellos años. Eran tiempos en los que la junta militar había prohibido la música rembetika, un estilo que había nacido allá por los años 20 en los barrios populares de Atenas, en los que se daban cita las clases desarraigadas, los más pobres y refugiados turcos. Precisamente la palabra rembetika deriva del turco “rembet“, que significa “arroyo“.

Con el final de la dictadura llegó la apertura del país a lo que estaba ocurriendo a su alrededor, y musicalmente hablando se gestó un movimiento que tomó la raíz de su música popular para mezclarla con los sonidos que llegaban desde el ámbito anglosajón fundamentalmente. En ese caldo de cultivo empezó la carrera musical de Eleftheria, primero en el grupo Opisthodromiki Compania y luego en solitario.

 

En los 80, Eleftheria empieza su andadura como solista, convirtiéndose muy rápidamente en una de las voces de referencia de ese tipo de música urbana prohibida durante la dictadura, a la que da un aire nuevo, contemporáneo, enlazándola con el pop y el rock, y colaborando con importantes compositores, letristas y poetas, que le dieron a su música y a sus letras un sabor que ya se considera totalmente clásico en Grecia.

 

Fue clave su coincidencia con el escritor y compositor Stamatis Sjpanoudakis, con quien firmó el disco Contraband, un trabajo con un concepto muy innovador. Luego llegaría Nykos Xidakis, otro compositor, quien decidió que la voz de Eleftheria era la idonea para cantar sus canciones. En los años 90, con el disco Menos Ektos (Me quedo afuera) cruzó las fronteras de su país.