Demasiados años haciendo de “Mala”: Por: Virginia Seguí Collar

 

 

  Personajes femeninos que obtienen su fuerza, precisamente, de unas características cuya valoración es generalmente negativa.  (Virginia Seguí)

 

 

 

Demasiados Años Haciendo de “Mala”. Por: Virginia Seguí Collar 

Si, con esa imagen triunfó, con ella consiguió hacerse un hueco en el mundo del cine, encontró en el papel de mala el prototipo de mujer que mejor se adecuaba a sus características, esto no quiere decir que no hiciera otros papeles, fueron muchos años haciendo cine, pero el papel de mala había sido hecho para ella. Nadie lo hubiera creído en Lovell la pequeña ciudad de Massachussetts en la que nació el cinco de abril de 1908. Su muerte el diez de octubre de 1989, sin embargo, se produjo en París una ciudad mucho más apropiada para su ya reconocida fama como actriz, a los ochenta y un años y recién llegada de San Sebastián donde acababa de entregar la Concha de Oro como actriz invitada; allí demostró, pese a su ya visible fragilidad, que seguía siendo todo un carácter y qué como vulgarmente se dice: genio y figura hasta la sepultura. Al parecer su madre era muy aficionada al cine, incluso en algún momento había deseado convertirse en actriz y acabo por inculcarle su afición por el cine y sus deseos a su hija; pronto la pequeña Ruth tras ver a Mary Pickfor en El pequeño Lord Fauntleroy; a Rodolfo Valentino en Los cuatro jinetes del Apocalipsis o a Peg Entwistle en El pato salvaje, sintió los mismos deseos que su madre; con su apoyo consiguió encaminar sus estudios hacia ese campo y pronto fue admitida en la academia de Johh Murray Anderson, a la que asistían también otras futuras actrices como Lucille Ball o Marthe Grahan. Buscó un nombre más adecuado a sus nuevos intereses e inspirándose en  obra de Honorato de Balzac: La prima Bette, eligió el nombre con el que se haría famosa y por el que se la conoce mundialmente: Bette Davis .

          

                                                         ( jezabel. 1938 )

( El Bosque Petrificado. 1936)   

       ( La Carta. Wyler. 1940)   

                                                                          

 

Sus inicios fueron difíciles como es natural, abrirse camino en el mundo del cine exige tiempo, trabajo y sacrificio. Sus inicios fueron en Broadway donde trabajó como niña de coro en la compañía de George Cukor; en 1929 se trasladó a Hollywood donde fue contratada por la Universal Studios para la que trabajó haciendo sus primeras películas, actuó también, cedida por la anterior, para la Columbia Pictures; después de una veintena de películas intranscendentes rodó Of Human Bondage (1934) con Leslie Howard como protagonista masculino, obteniendo las primeras críticas favorables a su trabajo; su director John Cromwel destacó su buen trabajo como actriz manifestando que la había dado libertad para que desarrollara sus instintos y demostrara su capacidad interpretativa. El papel de Mildred Rogers, llegó a ella después de haber sido rechazado por otras actrices que, por sus especiales características, se negaron  a interpretarlo; de este modo llegó a ella, convirtiéndose en el primero de una larga lista de malvados personajes femeninos con los que conseguiría hacerse famosa como la mala de la película.

 ( La Loba. Wyler. 1941)                  ( Eva al Desnudo. Mankiewickz. 1950)   

Sin entrar en un estudio exhaustivo de su trabajo en el cine, ya que su longevidad le permitió participar en más de ochenta películas, destacaremos las más relevantes para su carrera cinematográfica. La década de los treinta fue buena para ella: si por el papel de Mildred hubo un clamor popular para su nominación a los premios de la Academia que llegó a concretarse por las estrictas reglas de acceso, si consiguió que el de Joyce Headt en La intrusa (Green 1935) le valiera el premio de la Academia; luego vinieron El bosque petrificado (Mayo 1936) y La mujer marcada (Bacon-Curtiz 1937), para finalmente convertirse en Julia Mariden en Jezabel (Wyler 1938) con el que nuevamente obtuvo el ansiado premio. La película ambientada en la Nueva Orleáns sureña de mediados del siglo XIX nada tiene que ver con el ambiente bíblico a que hace referencia su título; sino que éste se justifica por las características del personaje femenino que encarna la Davis en la película, con todas las connotaciones negativas que ello conlleva.

A partir de aquí otros ocho de sus trabajos en otras tantas películas serían objeto de nominación para optar al premio de la Academia; aunque con ninguno de ellos volvería a obtenerlo, pese a que algunas de sus interpretaciones bien lo merecerían; destacando su interpretación de Leslei Crosbey en La carta (Wyler 1940), como Regina Hubbard en La loba (Wyler 1941), Margo Channing en Eva al desnudo (Mankievich 1950) y la Jane Huddson en ¿Qué fue de Baby Jane? (Aldrich 1962), todos ellos personajes femeninos que obtienen su fuerza, precisamente, de unas características cuya valoración es generalmente negativa: la sensualidad, la ambición, la impiedad, la envidia y hasta la perversidad; aunque, por otro lado, son también las que confieren al personaje toda su grandeza trágica al permitirnos intuir todas sus carencias y fragilidades.

Personalmente Bette Davis fue una mujer de gran carácter que mantuvo discrepancias y conflictos, a lo largo de su vida, con varias compañeras de profesión, especialmente con Joan Crawford. Aun cuando su valía personal y profesional está fuera de toda duda avalada por hechos como que fue la primera mujer que fue elegida directora de la Academia de las Artes y la Ciencias Cinematográficas, cargo al que accedió en 1941, aunque sus actuaciones, en cierto modo arriesgadas, interpretadas por algunos miembros del comité como temerarias, fueron desaprobadas provocando su renuncia. Y mencionar también lo orgullosa que estaba de su actuación durante la segunda Guerra Mundial, ya que tras el ataque a Peral Harbor en 1942, participó activamente en la recaudación de fondos para la contienda mediante la vena de bonos de guerra y la creación de la famosa <Cantina de Hollywood> en la que actuaron muchos actores famosos para entretener a los soldados; por esta valiente y comprometida actividad recibió, en 1980, la Medalla al Mérito Civil, considerada el premio de mayor consideración otorgado por el Ministerio de Defensa de EE.UU, a personajes civiles.

En su vida privada también existen altibajos; en agosto de 1932 contrae matrimonio con el músico Harmon O. Nelson del que se divorcia en 1938 después de su affaire con Howard Hughes y su relación con el director Wiliam Wyler; en enero de 1941 se casa con Arthur Farnsworth de sólida posición social pero que la dejará viuda pronto al fallecer, en agosto de 1943, como consecuencia de un altercado con el marido de una de sus amantes; tras una situación anímica difícil, agudizada con un accidente tras el que casi queda ciega, parece salir del bache con un nuevo matrimonio con el exboxeador William Grant Sherry, su hija Bárbara será el fruto de esta unión, aunque su nacimiento no impedirá que el matrimonio sea un nuevo fracaso que terminará en divorcio. Durante un tiempo se volcará en su carrera profesional y en el rodaje de Eva al desnudo vivirá un apasionado romance con Gary Merryl, su marido en la ficción; tras casarse con él en la realidad intentarán formar juntos una familia normal, adoptando dos hijos: Michel y Margot; al parecer, la relación con sus hijos tampoco fue demasiado feliz, y este sentimiento debió ser recíproco; como ponen de manifiesto  las  declaraciones de su hija Bárbara cuando al abrir su testamento, tras su muerte, comprobó que su madre la había desheredado.

Ahora que se han cumplido los cien años de su nacimiento, queremos rendir homenaje a esta mujer y gran actriz, de personalidad controvertida, que sin ser una gran belleza consiguió lo que se proponía: hacerse un hueco entre las grandes, trascender y perdurar en la memoria colectiva del público; aunque fuera a costa de que tener que representar durante demasiados años el papel con el que se la identifica e incluso tipifica, es decir el modelo de  mujer con el frecuentemente se la denomina: la mala de la película.           

                                       (  ¿ Qué fue de Baby Jane ? …Aldrich.1962)