Un Guionista llamado William Shakespeare. Por: Virginia Seguí.

Consultas los archivos que recogen datos sobre producciones cinematográficas desde los inicios del celuloide, compruebas que aparecen bastantes obras de autor isabelino y al comprobar el guionista el que aparece no es otro que <un tal William Shakespeare> aunque hubiera fallecido el 23 de abril de 1616. (Virginia Seguí)

Un Guionista llamado William Shakespeare. Por: Virginia Seguí.

 

     ( Fig. 1. Cinematógrafo Hermanos Lumiere)

Yo sabía que las obras de Shakespeare habían sido llevadas al cine en muchas ocasiones, pero cuando comencé a recabar datos para este trabajo es cuando me di realmente cuenta del filón que ha supuesto el genial autor inglés para la actividad cinematográfica. Desde los comienzos del cine, bueno más bien, sobre todo en los comienzos del cine, sus obras tuvieron gran aceptación y es frecuente ver distintas versiones, incluso en años consecutivos. Cuando la industria cinematográfica inició su andadura, no estaban muy claras las fases de la producción, ni las diferentes profesiones que iban a intervenir en todo el proceso; por tanto con frecuencia sucedía que el productor era a la vez director, y a éste se le podía confundir con el operador y, además en muchas ocasiones era también el actor principal, pero… ¿qué sucedía con el guionista?;  pues posiblemente algo parecido y, hasta que finalmente la especialización  en cada área clarificara el tema, era habitual que, estos pioneros en el arte del cinematógrafo aprovecharan obras literarias conocidas y de éxito, asegurándose con ello la audiencia, si estas obras triunfaban en el teatro ¿Por qué no en el cine?; aunque paralelamente iniciaran un proceso de creación de guiones originales para que el riesgo fuera menor, sobre todo al principio, combinaban ambas fórmulas; esto hace que cuando en la actualidad consultas los archivos que recogen datos sobre producciones cinematográficas desde los inicios del celuloide compruebas que aparecen bastantes obras de autor isabelino y al comprobar el guionista el que aparece no es otro que <un tal William Shakespeare> aunque hubiera fallecido el 23 de abril de 1616.

Con el paso del tiempo esto fue cambiando y a medida que las versiones son más recientes al nombre del insigne inglés se le añade otro u otros que, con toda probabilidad, trabajaron sus textos para adecuarlos a la versión cinematográfica. Otra cuestión que en los comienzos sería importante; los actores principales provenían mayoritariamente del ámbito teatral anglófono, sobre todo considerando que el desarrollo de la industria cinematográfica fue básicamente norteamericana, y los textos de Shakespeare eran posiblemente los que mejor conocían.

Pese a la importancia que fue adquiriendo la industria en EE.UU. no hay que olvidar que el francés León Bouly inventó el cinematógrafo y los hermanos Lumière (Fig.1) desarrollaron su invento y lo comercializaron, por tanto Europa no iba a la zaga de lo que Edison y otros colaboradores estaban haciendo en Norteamérica basándose en el Kinetoscopio; por tanto en los países industrializados europeos como Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Rusia, etc. se rodaban películas y las obras de Shakespeare fueron también elegidas para inmortalizarse en el celuloide.

( Fig. 2. Romeo y Julieta. L. Harvey y S. Shentall)  ( Fig. 3. Romeo y Julieta. L. Di Caprio y C. Danes)

 

 

Romeo y Julieta obra de juventud y considerada, quizás, su primera obra maestra fue pronto elegida y ya en 1900 existe una versión del francesa dirigida por Clément Maurice, y otra 1908, la siguiente no se produce hasta 1936 siendo George Cukor quien lo retoma eligiendo a Leslei Howard y Norma Shearer para los papeles principales, ambos buenos actores pero, dada su edad, alejados del texto shakesperiano; en 1961 se efectúa una actualización del tema, Robert Wise y Jerome Robbins ruedan una versión musical protagonizada por Natalie Word y Richard Beymer, ambientada en los barrios bajos neoyorkinos donde bandas de jóvenes rivales reviven el enfrentamiento entre capuletos y montescos; la versión argentina de 1962 tiene como curiosidad la participación de  Pablo Neruda en el guión; en 1964 el director Renato Castellani rueda un nuevo film protagonizado por Laurence Harvey y Susan Shentall (Fig.2); la versión de 1968 está dirigida por Franco Zeffirelli y protagonizada por Leonard Whiting y Olivia Hussey. Respecto a los interpretes de los amantes de Verona, comentar su evolución, desde un inicio en donde primaban los actores independiente de que su físico fuera el adecuado o no y la tendencia progresiva a buscar actores que se adecuaran, en este aspecto, al texto original, siendo el ejemplo más claro de esto la elección de Leonardo di Caprio y Claire Danes para la versión más reciente. (Fig.3)

               ( Fig. 4. Hamlet. Laurence Olivier)

 Hamlet, quizás la más destacada y de mayor tradición es un tema elegido con frecuencia y existen versiones muy tempranas de ella; la primera de 1900 y luego a partir de 1907, 1908, 1909, 2 en 1910, 1911, 1912, 1913, 1914, 1917, 1921, 1928, 1933, 1935, 1954, 1958, 1964, etc. la lista sería interminable; pero de lo reseñado se desprende que con el paso del tiempo la frecuencia es menor y el tema se hace mucho más puntual; ya que los temas son cada vez mas variados y Shakespeare empieza a ser tratado como un clásico, son películas selectas protagonizadas por actores famosos que hacen gala de sus dotes interpretativas, y no sólo en el papel principal; esto es lo que sucede en la versión de 1948 protagonizada por Laurence Olivier (Fig.4) o la de Richard Burton de 1964 y, ya en época más reciente, 1996, la de Kenneth Branagh Destacar que en la primera de ellas es una versión francesa dirigida por Clament Maurice y titulada Le duel d’Hamlet, en la que el papel del Príncipe de Dinamarca corría a cargo de la mítica Sarah Bernhardt (Fig.5), además con esta película, que naturalmente era muda, se experimentó un nuevo invento conocido como el Phono-Cinéma-Théatre (Fig.6) que consistía en conjugar imagen y sonido, grabando el texto y reproduciéndolo de manera sincronizada con la película. La versión de 1921 es una película alemana dirigida por el danés Svend Gade y protagonizada por la actriz Asta Nielsen famosa sex simbol danesa, conocida con los sobrenombres de <la duse del Norte> o <la musa del silencio> que fue comparada con Sarah Bernhardt, el texto shakesperiano sufrió algunas modificaciones, ya que Hamlet era una mujer obligada a ocultar su sexo. (Fig.7) 

 

 

 

     (Fig. 5. Hamlet. Sarah Berndhart).                           (Fig. 6. Phono  Cinéma Theatro) 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  ( Fig. 7.  Asta Nielsen)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Macbeth, otra de las obras importantes de Shakespeare aparece en más de 45 ocasiones en las bases de datos, sin contar las destinadas a la TV, la primera de ellas de 1908, en 1909 hay una versión italiana y otra francesa, continua la serie en 1913, 1915, 1916, 1921, 1922, todas ellas mudas, en los años entre 1946 y 1990 con dos o tres en cada una de las décadas siguientes, la última referenciada es del 2009 y aparece como anunciada; las versiones de mayor interés nuevamente se centran en la calidad del director y de los actores que las interpretan, destacando la de 1948 dirigida y protagonizada por Orson Welles.

De 1909 es la primera versión de la obra El sueño de una noche de Verano; siguiéndole también mudas las de 1911 y 1913, la siguiente, ya en 1935 esta interpretada por James Cagney, Mickey Rooney y Olivia de Havilland (Fig.8), la siguiente de 1968 y la última de 1999; Otelo tiene su primera versión en 1906, versión italiana que pese a ser muda está influenciada por la versión operística de la obra de Giuseppe Verdi estrenada en la Scala de Milán en 1887. La versión muda de 1922 esta protagonizada por el alemán Emil Jannings, tras 30 años vuelve a retomarse el tema esta vez teniendo en el papel estelar del moro de Venecia a Orson Welles; diez años después Basil Dearden dirige en el Reino Unido una película basada en Otello protagonizada por algunos de los mejores músicos de jazz del momento. La versión de 1965 es una de las mas famosas, fue dirigida por Stuart Burge y protagonizada por Laurence Olivier, Maggie Smith, Frank Finlay y Joyce Redman, todos ellos fueron nominados para el premio de la Academia; en 1981 una versión para la BBC con Anthony Hopkins, en 1986 una operística con Plácido Domingo basada en la obra de Verdi y últimamente en 1995 la de Kenneth Branagh y Laurence Fishburne. (Fig.9)

El Mercader de Venecia fue llevada al cine por primera vez en 1914 y por una mujer Lois Weber que la dirigía y protagonizaba en el papel de Porcia; no hay más versiones hasta que, en 1973, Jonh Sichel rueda una nueva con Laurence Olivier en el papel de Shylock; la siguiente y última versión cinematográfica es de 2004 y tiene a Al Pacino y Jeremy Irons en los protagonistas principales (Fig.10).

    ( Fig. 8. El Sueño de una Noche de Verano. 1935 )

 

     

 

 

 

 

 

   

 

 

 

                                        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  (    Fig. 9. Othello. Branagh )                                         ( Fig. 10. El Mercader de Venecia. 2004)

        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De Julio Cesar aparecen como ocho versiones cinematográficas comenzando desde 1908, 1911, 1913, 1922 (alemana), 1926, 1938, 1953, 1970, la última del 2005; quizás la de mayor fama sea la de 1953 dirigida por Mankiewicz y protagonizada por Marlon Brando como Marco Antonio, James Mason como Bruto, John Gielgud como Casio y Louis Calhern en el papel de Julio César. (Fig.11)

El Rey Lear es otra de las obras estelares del genial inglés que ha sido llevada al cine desde fechas tempranas la primera en 1909, la de 1916 fue interpretada por Frederick Warde, actor británico especialista en Shakespeare; la producción se interrumpe hasta la década de los setenta en la que hay varias versiones 1970, 1971, 1976 y 1979; las siguientes son ya de 1987, 1999; en esta obra cabría destacar la  adaptación del tema realizada por Akira Kurosava en su film Ram rodado en 1985. (Fig.12)

Podríamos continuar citando la lista, bastante larga, de obras de Shakespeare, pero creemos que con esto está suficientemente demostrado que, en general, la mayoría de las obras de Shakespeare han sido llevadas al cine, con mayor o menor profusión y con mejor o menor éxito, pero en general el balance ha sido positivo y la industria cinematográfica ha sacado pingues beneficios de uno de los guionistas más famosos de la historia.

  ( Fig. 11. Marlon Brando: Julio Cesar  1953)                      ( Fig . 12. Kurosava. Ram. )