Cervantes y las coincidencias. Por: Olga Muñoz

Un mundo hecho de realidades vividas a fuerza de sentimiento, de imaginar que coincidía lo ideal con lo real. ( Olga Muñoz)

 Cervantes y las Coincidencias. Por : Olga Muñoz.

Leo sobre el  error de la coincidencia del día de la muerte de Cervantes y Shakespeare y me pregunto porqué los hombres parecemos necesitar fechas, momentos, situaciones marcadas por la coincidencia o cualquier otra forma de hacernos atractiva una idea, lugar o pensamiento. En muchas ocasiones, encontrar que concurren algunas de esas circunstancias, nos hacen valorar más la cosa de la que se trate. Algo así cómo adornar externamente una idea que, sin este añadido, puede parecernos “poca cosa”.

 

Basándome en esta idea he observado estos días con mayor interés conversaciones, chascarrillos y comentarios en autobuses, metros, etc. lugares todos ellos poblados de personas que sin duda buscan o buscamos el pequeño protagonismo de, al menos, un momento diferente. Así he oído que era una curiosa casualidad que la vecina de mi compañera de viaje haya elegido también Palma de Mallorca para veranear este mes de agosto… y me pregunto ¿cuántas otras cientos más?

 

Sin duda encontrar ese punto de especial,  de ser protagonistas o conocedores de “esa curiosidad” de esa “coincidencia” es un valor añadido que nos hace sentir diferentes. Un 22 de abril nacen por ejemplo  Kant, Isabel La Católica, Nabokov, Lenin y seguro que un largo etc. de “casualidades”.

 

Y sigo estudiando coincidencias, y me encuentro de lleno en el mundo no de ficción, sino de “propias realidades” de D. Alonso Quijano. Un mundo hecho de realidades vividas a fuerza de sentimiento, de imaginar que coincidía lo ideal con lo real y de deseo de vivir la vida como el la concibió. Así creó y recreó personas y personajes, dotó de belleza la vulgaridad, sintió el heroísmo a la grupa de su pobre y famélico rocín, se sintió, al fin, caballero sin necesitar nada más que su propia estima que le hacía sentirse como tal. D. Alonso “recicló” una y otra vez la vida para vivirla como el la sentía: “Reciclarte” título de esta sección, será a partir de ahora “esa” especial coincidencia que, de alguna manera, me une al protagonista más locamente feliz de la literatura universal.