Coloquio entre Don Quijote y Hamlet.

Hemos pedido para conmemorar el día 23 de abril unas palabras a Don Quijote  y Hamlet, personajes nacidos de Cervantes y Shakespeare. Y han tenido la gentileza de buenos caballeros de dejarnos este diálogo que mantuvieron.

 

 

Coloquio entre Don Quijote y Hamlet.

-Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío.

 

-Si hay que hacer alguna buena obra
que te depare alivio y a mí, gracia, háblame.
Si sabes de peligros que amenacen
a tu patria y puedan evitarse, háblame.

 

-Todo era paz entonces, todo amistad, todo concordia: no había la fraude, el engaño, ni la malicia mezclándose con la verdad y llaneza. La justicia se estaba en sus propios términos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor y los del interés que tanto ahora la menoscaban, turban y persiguen.

 

-¡Ah, Dios, Dios,
que enojosos, rancios, inútiles e inertes
me parecen los hábitos del mundo!
¡Me repugna! Es un jardín sin cuidar,
echado a perder: invadido hasta los bordes
por hierbas infectas. ¡Haber llegado a esto!

 

Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo, y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca.

 

¡Descansa, ánima inquieta!  Señores,
de corazón a vosotros me encomiendo;
y todo lo que un ser tan humilde como Hamlet
pueda hacer por demostraros su estima,
si Dios quiere, nunca faltará.