Libros en Zwolle. El premio de Poesía Café de Oriente: Por Pilar Moreno y Olga Muñoz

 

Verbenas, barbacoas, conciertos al aire libre, mercados de libros usados y rastrillos transforman el paisaje dándole un aire festivo (Pilar Moreno)

 

El pasado 15 de junio,  en el Café de Oriente (Plaza de Oriente, 2 – Madrid) se dio a conocer el fallo del  V Certamen Internacional de Poesía Café de Oriente “Gerardo Diego” y el III Certamen Nacional de Poesía de Jóvenes Creadores (Olga Muñoz).

 

 

 Comprar Libros en Zwolle, Holanda.  Por: Pilar Moreno.

Libros, libros, libros.

 

Junio generoso,

femenino y de alborada sonrisa,

dioses en su nombre,

culto en las letras,

libros

y promesas de un verano

que muestra sus perfiles en una tierra anhelante y cálida.

 

 

Junio está ya al atisbo del verano, pero perturba a veces lo convenido con unos días necesarios de paraguas. Hoy trata de seducirnos con el más atractivo de su comportamiento y, aunque nos anuncia un tiempo de esplendor y goces, tambien nos deja la duda de sufrir un chaparrón. A pesar de esto, después de los oscuros y largos inviernos holandeses, cualquier motivo es bueno para celebrar acontecimientos: verbenas, barbacoas, conciertos al aire libre, mercados de libros usados y rastrillos transforman el paisaje dándole un aire festivo y bullicioso, incluso idílico, pues ¡hay algo más decadente que recorrer toda clase de tenderetes abastecidos con los deshechos de trasteros y buhardillas, o asistir a conciertos sentados en el cesped y con una copa de champán en la mano!

  ( Thorbeckegracht)

Hoy domingo estoy en Zwolle, la ciudad más verde de Holanda. Es rica en jardines, tolerante y conservadora de sus propios valores que la destacan, entre ellos el de tener uno de los mercados de libros más extensos del país. Alrededor de 160 puestos de venta a lo largo de varias calles, con una numerosa oferta literaria nueva y de ocasión: novelas, relatos históricos, biografías, cuentos, poesías, textos, álbumes, tebeos, revistas, todo un mar de letras donde zambullirse, sin atender al tiempo ni al espacio. Fanáticos buscadores de ejemplares perdidos llegan desde lejos, soñando con el libro que tanto desean, ese título que les falta para completar su colección, que casi con seguridad no encontrarán nunca. Se arremolinan y hacen tambalear los tenderetes en su afán de encontrar ese título tan especial. Libros que pasan de mano en mano, se observan, se abren y cierran, incluso se huelen y se acarician. Otros no tienen ese poder de seducción y quedan sobre las mesas abandonados a su suerte. Para mí no es fácil acercarme en una posición cercana hasta el puestecillo: los holandeses suelen ser grandes y se empeñan en no ceder terreno conquistado, pero yo estoy al quite y aprovecho un descuido para llegar hasta la primera fila. ¡Qué placer, todo a mi alcance aunque sea por poco tiempo! Después de dos largas horas de búsqueda infatigable y cientos de libros, mi botín no es grande pero sí muy satisfactorio: unas cuantas historias, algunos relatos y mucha poesía para estos días próximos de verano.

Sin embargo, echo de menos la intimidad, el espacio cerrado, la librería de viejo donde poder curiosear entre estanterías y en rincones, trastiendas, y cajas de cartón casi desvanecidas por el peso de los libros. En el exterior me falta ese olor especial que les da el tiempo parado -y no perdido- y la humedad del espacio interior que, como filtro amoroso, deja una realidad palpable de la materia en mis manos. Este placer del tacto y el amor a la lectura hacen crecer mi atracción por el libro, y es ahí, donde no hay prisas y sí silencio, donde comienza una relación que tiene como fin un interesante y fructífero conocimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 El Certámen Internacional de Poesía Café de Oriente. ( Crónica ). Por : Olga Muñoz.

 

Fue un placer estar allí, pero todavía fue más especial esa llamada ilusionada y feliz de Alberto unos días antes para decirnos que había ganado el primer premio. Que pensara en nosotros en ese momento y quisiera compartir su emoción, es algo que siempre le agradeceremos. Esas cosas son por las que yo digo que merece la pena todo.  Sentir que alguien quiere compartir su alegría con uno creo que es la manifestación más bonita del cariño.

 

Y Alberto, “Alber”, lo hizo y para mi fue un honor porque ya conocía su poema y lo que hay detrás de su poema. Ese, especialmente. Ese que hemos compartido junto a las pizzas de última hora, o las latillas de atún y un poco de queso por toda cena, esos días que, con mi hijo  al volante, me recogen a las tantas del trabajo y ¡claro! la cocina es un erial con algún restillo poco comestible… Da igual, al final lo que nos gusta es estar juntos y compartir eso, “Objetos Perdidos”, risas, lagrimas y cabreos varios…

 

El pasado 15 de junio, a las 18:00 h, en el Café de Oriente (Plaza de Oriente, 2 – Madrid) se dio a conocer el fallo del  V Certamen Internacional de Poesía Café de Oriente “Gerardo Diego” y el III Certamen Nacional de Poesía de Jóvenes Creadores. Estuvimos junto a los premiados, familia y amigos. El acto resultó muy emotivo y el lugar muy especial. Un lujo compartir este momento con los ganadores, familiares y amigos. Contamos con la presencia del jurado formado por:

Jesús Hilario Tundidor, Premio Adonáis , miembro de la Real Academia de Castilla-León

Joaquín Benito de Lucas, Premio Adonáis , doctor en Filología Hispánica

Ángel García López, Premio Adonáis y Premio Nacional de Literatura

Luis Alberto de Cuenca, ex director de la Biblioteca Nacional, ex secretario de Estado de Cultura, Premio Nacional de la Crítica.

Teodoro Rubio, Premio Mundial de Poesía Mística “Fernando Rielo”, director de la Tertulia Literaria del Café de Oriente “Gerardo Diego”.

 

 
 Incluyo la noticia del fallo de ambos premios con mi felicitación a los ganadores.    

 “Reunidos los miembros del jurado, seleccionado especialmente para dicho certamen y compuesto por Jesús Hilario Tundidor, Joaquín Benito de Lucas, Ángel García López, Luis Alberto de Cuenca y Teodoro Rubio, decidieron conceder por mayoría los siguientes premios:”

– PRIMER PREMIO del V Certamen Internacional de Poesía Café de Oriente “Gerardo Diego”, dotado con 1.500 euros, al poema titulado El sueño o la cama de Ángela Álvarez Sáez

– ACCÉSIT del V Certamen Internacional de Poesía Café de Oriente, dotado con 600 euros, al poema presentado con el título Íntima Postal de Invierno de Jorge de Arco

– PRIMER PREMIO del III Certamen Nacional de Poesía para Jóvenes Creadores, dotado con 1.000 euros, al poema presentado con el título Objetos Perdidos de Alberto Rodríguez de Ramos

– ACCÉSIT del III Certamen Nacional de Poesía para Jóvenes Creadores, dotado con 300 euros al poema presentado con el título Hay Veces que me veo Tentado de Alejandro Fernández Osorio García”

En el acto de entrega,  estuvieron presentes Jesús Hilario Tundidor, Joaquín Benito de Lucas, Teodoro Rubio, Luis Lezama, Joaquín Martínez, Francisco Moreno, Javier Regato.

* Fotografías procedentes de la web del Café de Oriente.*