De la Batalla del Ebro y del cine de animación.

Sean bienvenidos al número 34 de Alenarte.

En verano seguro que andan ustedes en la playa, en la sierra o perdidos en cualquier sitio sin Internet, sniff…

Decimos sniff, porque si no tienen ustedes Internet a ver cómo carape van a leernos…y eso no nos gusta nada. Porque miren ustedes, nosotros escribimos para que nos lean, se lo digo por si no se han enterado bien de la cosa. O sea, esto nos divierte mucho, lo de andar pensando qué escribir, qué les gustará, que les interesará, lo de buscar cositas que ustedes digan eso de “anda, mira qué interesante”…y claro, si no vienen, pues nos ponemos mustios, nos marchitamos aunque no nos marchemos, pero nos quedamos cabizmundos y meditabajos, ¿me comprenden?…sobre todo porque queremos- aunque sea durante un ratito- formar parte de sus intereses, que ustedes consideren a esta Revista como “su” Revista, ese lugar donde recalar cada quince días a ver qué se nos ha ocurrido esta vez. Y para eso ponemos interés, esfuerzo, entusiasmo y yo creo que también mucha ilusión. Que ustedes vengan, que regresen, que formemos parte de sus lecturas habituales es para nosotros el mejor pago a lo que hacemos por divertirnos y que ustedes se diviertan.

Después de esta “apelación a sus corazones bondadosísimos”, les cuento que nos vamos primero a Tortosa con nuestra corresponsal Maria Cugat y a La Coruña con el resto del equipo, a ver exposiciones.

Eso para empezar, pero no se queden ahí, pasen y vean…

 

 

Exposición Batalla del Ebro. Tortosa.  Por: María Cugat.

 El puente del Bimilenario en Tortosa tiene una propiedad curiosa, en el  pilar principal de la orilla izquierda cuando termina la subida y arranca el suelo voladizo del puente propiamente dicho tendido hacia la otra riba  hay un museo, el Museu de l’Ebre;  una gran sala que por un lado tiene un piso galería y por otra un techo en las alturas del suelo del puente.

  Se oyen pasar los coches y camiones, la sala se estremece: el ruido estos días nos sumerge por completo en el ambiente de la exposición que en él tiene lugar, del  18 de Julio al 17 de Agosto para conmemorar el 70 aniversario de la batalla del Ebro.

 Hay en ella, además de fotos de la batalla en sí y de las ciudades desvastadas por los bombardeos y de los civiles tratando de salvarse del horror, un montaje sobrecogedor alrededor del fuego: protegidos por sacos llenos, dos soldados rasos tratan de descansar y de comer. Los soldados cual fantasmas están  representados por sus uniformes vacíos, uno de cada bando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lotte Reiniger en la Coruña  (Servicio Documentación Alenarte)

 

La Fundación Luís Seoane de La Coruña presenta una exposición acerca de una de las mujeres creadoras más interesantes del mundo del cine, por ser quien creó el primer largometraje de animación de la historia del cine.

En la Fundación, se presenta hasta el nueve de septiembre la Muestra titulada “Siluetas danzantes, animación y vanguardia en la obra de Lotte Reiniger”, hay fotografías, bocetos, y proyecciones de sus films más significativos. También se muestran sus instrumentos de trabajo; verdadera artesanía del cine en suma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lotte Reiniger, alemana, nació en 1899 y murió en 1981, trabajó con Max Reinhardt, realizó su primera película de siluetas en 1919, y en 1926 creó el primer largometraje animado del cine “las aventuras del príncipe Achmed” a base de siluetas. Aunque el primer “intento” que nos ha llegado del “cine de animación es nada menos que del año 1640, cuando Kircher inventó la llamada “linterna mágica”, con la que, a través de la proyección de grabados en cristales podía crear la sensación de diferentes fases del movimiento.

La película que hizo Reiniger, se creó manipulando recortes de cartón y laminas finas de plomo. La película, muda, estaba basada en elementos de las Mil y una noches y del imaginario de las leyendas populares. En 1929 co-dirigió la Búsqueda de la felicidad, y a partir de la segunda guerra mundial, época en la que tuvo que huir del país, creo más de veinte películas de siluetas, principalmente para la BBC. Por ejemplo, en 1954, Aladino y la Lámpara Maravillosa.

Sus películas inventaron todo un imaginario de la narrativa del cine, con elementos populares, con escenas oníricas, propias del juego, de la magia y que revolucionaron la historia de este arte.

 

 

 

 

 

 

 

 

*Las imagenes proceden del Servicio de Documentación Alenarte y de la Revista Yo Dona *