Disertación Cronológica: por Issa Martínez Llongueras. Sentir Como un Personaje. Por: Emma Rodríguez

Miércoles: 

El último del mes de julio. El último del verano de julio del 2008. Ya nunca más volverá a existir el último miércoles veraniego del mes julio del 2008, ni su noche.

¿Por qué mueren las noches? (Issa Llongueras)

Sé que soy real, que existo porque puedo tomar decisiones respecto a mi vida y no dependo de los caprichos de un escritor ni de los obstáculos que pueda imponerme a voluntad, ni siquiera, de las aventuras o desventuras que decida inventar para alegrarme o amargarme la existencia. (Emma Rodríguez)

 

Disertación Cronológica : Por Issa Martínez Llongueras

Lunes:

Como siempre, no se contiene el tiempo. Las horas se van hasta arrebatarnos la noche. Y es eso lo que duele, la noche, la de ayer y todas las noches en continua fuga. No, no son las horas las que duelen, son las noches que se mueren sin poder hacer nada. 

Martes:

Sol. Mañana de luz y celestes. Ayer llovió. La lluvia estaba enfurecida. Hoy la mujer se vistió de beige y café y se perfumó con ese aroma único que tiene la noche cuando se fuga.

Miércoles:

El último del mes de julio. El último del verano de julio del 2008. Ya nunca más volverá a existir el último miércoles veraniego del mes julio del 2008, ni su noche.

¿Por qué mueren las noches?

Jueves:

Encantadora rutina en la que el reloj es el único rey. Seguramente habrá llovido el martes y el miércoles, o tal vez no, lo único seguro es que las respectivas noches de esos días habrán dejado de existir.

Viernes:

Probable día alegre aunque pueda estar nublado. El primer viernes de agosto significándose en vacaciones, aunque éstas no existan para todos. Es curioso que en Argentina sea invierno. Es curioso que la gente pierda sus trabajos, sus amigos, sus seres queridos y sus noches…

Sábado: 

No sé que pueda suceder este día. No sé aún que sucedió ayer, ni anteayer, ni el miércoles; tampoco creo que tenga importancia porque siempre pasa lo mismo. El jueves debería haber acudido al dentista, espero no olvidarlo. Cuando sea domingo tendré en mi haber cinco noches más, todas muertas, y una por nacer y ya condenada, dependerá de la hora…

Domingo:

A esta crónica le falta todo lo que aún no sucede, incluidas las noches que aún no llegan…pero que sin remedio van a morir.

Después del domingo sigue el lunes.

 

Sentir como un Personaje. Por: Emma Rodríguez.

A veces me siento como un personaje de ficción. Como si una gigantesca mano invisible fuera trazándome un camino que he de seguir, siempre andando hacia delante, sin posibilidad de volver atrás.

Afortunadamente, como en esas historias en las que el lector puede elegir entre un desenlace u otro, de vez en cuando encuentro bifurcaciones en la ruta y se me permite escoger un sendero distinto al principal. Entonces dudo, y me pregunto, si será mejor continuar por la senda ya conocida o tentar al destino que me llama desde el otro lado.

Sé que soy real, que existo porque puedo tomar decisiones respecto a mi vida y no dependo de los caprichos de un escritor ni de los obstáculos que pueda imponerme a voluntad, ni siquiera, de las aventuras o desventuras que decida inventar para alegrarme o amargarme la existencia.

Sin embargo, hay momentos, instantes, situaciones en las que no me siento yo, ser real de carne y hueso, sino protagonista de otra historia que no es la mía, personaje de un cuento equivocado que alguien hubiera cambiado de lugar para divertirse o para recrearse con algún nuevo experimento y ver qué pasa.

Pero, a pesar de todo, sé que soy dueña de mi destino y si bien el azar es un compañero de viaje inevitable que a menudo se empeña en jugarme malas y ponerme zancadillas yo procuro sortearlo y salir reforzada en cada intento y, de vez en cuando, plantarle cara a ese destino y no conformarme…

Aunque, realmente, hay veces que me siento como un personaje de ficción…