Textos Creativos de: Josué Santiago

Un texto recreativo de lo que quizá pudo ser…

 

Viva La Revolución. Por : Josué Santiago de la Cruz

(Al Col. Francisco Alberto Caamaño Deñó)

Con redoble de tambor se paró frente al grupo de hombres que minutos más tarde habrían de fusilarlo y a cada uno le fue entregando todo cuanto de valor poseía: el sombrero, las pistolas, el fuete, los pantalones, las cananas, la camisa, los calzoncillos, el caballo con todos sus aparejos y la carabina 30/30 con la que le había volado los sesos al último de los Altamirano, ante la mirada atónita de los campesinos. Sólo se quedó con las botas porque hubiera sido una desvergüenza morir sin ellas puestas.

– ¿Por qué mataste a ese hijo de puta en frente de toda esa gente, Zacarías? Ahora te tengo que fusilar para limpiar el buen nombre de la revolución y quitarme de encima a ese muerto. -le dijo el General Francisco Villa al hombre que por seguirle perdió la mujer y el hijo.

Zacarías Hurtado, desnudo y con las botas puestas, se echó un ¡Viva la revolución! en el preciso momento en que las balas le perforaban el pecho y los abogados y el administrador de la Hacienda Altamira celebraban la llegada de los insurrectos con vino importado de Francia y exclamaciones de:

-¡Viva Villa!