Nibs van der Spuy, la riqueza de la música sudafricana. Por Alfredo Rodríguez Iglesias

La versatilidad de Nibs van der Spuy es tremenda, y le hace capaz de adentrarse con extraordinaria solvencia en terrenos tan diversos como la música africana, la clásica, la de raíz celta, ritmos étnicos como el maskanda o los relacionados con la tradición musical de la India, y todo eso se funde en su crisol musical formado en al ciudad minera de Benoni, próxima a Johanesburgo.

Nibs van der Spuy, la riqueza de la música Sudafricana. Por: Alfredo Rodríguez.

Acercarse a la música de este sudafricano provoca de forma inmediata que salten por los aires todos los esquemas preconcebidos que pudiéramos tener acerca de la música africana en general y de la sudafricana en particular, y es que en la música de Nibs van der Spuy nos encontramos con una amalgama tremendamente amplia de sonidos que dan como resultado una música elegante, profunda, capaz tanto de emocionarnos profundamente como de hacer que el cuerpo se mueva al ritmo de la música cuando son los ritmos latinos los que cobran protagonismo.

Equipado con una guitarra, y haciéndose acompañar por unos músicos de mucha calidad, este sudafricano ha venido demostrando con el paso de los discos, que hay que considerarlo dentro de ese grupo de músicos creadores de poderosas atmósferas en las que flotan las sensaciones, y de una sutil belleza. Eso le ha convertirlo en una auténtica leyenda musical en su país desde que empezara con su banda Landscape Prayers hasta el inicio de su carrera en solitario.

 La versatilidad de Nibs van der Spuy es tremenda, y le hace capaz de adentrarse con extraordinaria solvencia en terrenos tan diversos como la música africana, la clásica, la de raíz celta, ritmos étnicos como el maskanda o los relacionados con la tradición musical de la India, y todo eso se funde en su crisol musical formado en al ciudad minera de Benoni, próxima a Johanesburgo.

En ese abigarrado conjunto de ritmos musicales, seguro que ha tenido algo que ver el hecho de haber nacido en el seno de una familia en la que su padre, además de un laureado piloto de combate en la Segunda Guerra Mundial, también tocaba la guitarra, el ukelele, la armónica y el banjo, además de poseer una importante colección de discos de Big Bands de los años 30 y 40, que causarán un gran impacto en el joven Nibs. Su madre era una pianista de formación clásica, y para rematar el triángulo, su hermano mayor fue el que le introdujo en la música de bandas como los Beatles, los Rolling Stones o los Allman Brothers. Todo eso unido dio como resultado que van der Spuy empezara a estudiar guitarra a los 14 años, instrumento que ya no abandonará.

En 1980 empezará a escribir sus propias canciones y será Steve Morse, del grupo Dixie Dregs, quien se convertirá en el impulsor del nuevo músico que estaba empezando a ver la luz. Nibs empezará sus estudios musicales universitarios y formará su primer grupo, un trío acústico llamado Plagal Cadence. Cuando el trío se disuelva, Nibs impulsará un nuevo proyecto bajo el nombre de Landscapes Prayers, un grupo instrumental con el que grabará Bush Telegraph (1997), Trasmigration Man (1999) y Lontana (2003). Discos todos ellos nominados a los premios de música de Sudáfrica en el apartado de música instrumental. Coincidiendo con su estancia en ese grupo, Nibs publicará en 1999 su primer disco en solitario, Lines of my face, al que seguirá Flower in the rain en 2002.

Otros hitos en su carrera musical es el trabajo que grabó junto al mozambiqueño Gito Baloi (muerto violentamente en su casa de Johanesburgo poco después) en 2004 y que lleva por título Sweet Thorn, y en el que destaca la sensibilidad y compenetración que logró esta pareja de músicos. Ese mismo año, grabará con el batería del grupo de Johnny Clegg, Barry van Zyl, el disco Hadeda.

En 2006 saca a la luz su tercer disco en solitario, y último hasta el momento, al que titula Beautiful Feet, un trabajo que ha cosechado reseñas más que elogiosas en la prensa especializada, especialmente en Gran Bretaña y Alemania, pero también en Francia o Japón, países por los que gira habitualmente. Beautiful Feet es un trabajo que compendia todo aquello que hace que Nibs van der Spuy sea un músico de gran proyección. La web latinvibe dice de este disco: “Olvide cualquier prejuicio o estereotipo que pueda tener acerca de la música africana, aquí está el Nick Drake que encontró Graceland, con ecos de Richard Thompson, Bert Jansch, los Chieftains, Brasil y Robert Nestor”.

Un trabajo honesto, de una brillantez realmente difícil de encontrar, con una factura perfecta en la que la música y las palabras brillan con una luz especial.