Educar en Libertad en España. Por: Carmen Coello

Una escuela pública, obligatoria, laica, mixta, inspirada en el ideal de la solidaridad humana (Carmen Coello)

 

 

Educar en Libertad en España. Por: Carmen Coello.

 

En la vorágine que representan los nuevos tiempos, donde la población mundial cada vez está caminando más rápidamente, es más agresiva; cuando las nuevas tecnologías invaden todas las parcelas de la vida, urge una educación integral, en libertad y que haga libres a los individuos, con todas las miras puestas en  la vuelta a una formación más humanística que, ayude a los jóvenes a convertirse en verdaderos ciudadanos.

Desde un tiempo a esta parte observamos como poco a poco se ha ido perdiendo el respeto al semejante y debe volver a intercederse porque la Declaración de Los Derechos Humanos prevalezca como fin último de la Educación.

Una escuela pública, obligatoria, laica, mixta, inspirada en el ideal de la solidaridad humana, donde la actividad era el eje de la metodología, así era la escuela de la II República en España.

  (Museo del Pueblo. Misiones Pedagógicas)

Y nos preguntamos ¿qué hacemos para que se cumplan estas pautas que, prácticamente un siglo después son las asignaturas pendientes? Sabemos que la escuela pública española cumple oficialmente estos requisitos pero la realidad es otra. Basta ver día a día el comportamiento de muchos de nuestros escolares para darnos cuenta  de que algo falla. Empezaremos por señalar que quien primero no cumple adecuadamente es la familia, es en ésta donde el niño recibe las primeras ideas de igualdad, tolerancia y respeto. Ocurre que al llegar a la escuela  y comenzar la convivencia con grupos heterogéneos comienzan los problemas. Estos jóvenes repiten modelos vividos en sus casas que pasan por menosprecio a las chicas, xenofobia, intolerancia religiosa etc…Es el profesorado con- una buena elaboración de los planes de estudio, adecuadas  técnicas de aprendizaje-el que podrá en parte subsanar los errores aprendidos en la familia, les aseguro que resulta muy difícil se intenta, pero no siempre se consigue.

Con la aparición de  la Educación para la Ciudadanía se “pretende preparar  a los alumnos para que tengan un conocimiento racional de los valores y las normas de comportamiento como ciudadanos”. Viendo cuál es el objetivo fundamental de esta materia nos resulta a muchos españoles,  inverosímil que existan detractores de ésta; muchas veces he llegado a la conclusión de que de verdad no se han sentado a leer en qué consisten sus contenidos.

Por otro lado, he señalado anteriormente que la educación debe volver a valores humanísticos perdidos. Sé perfectamente que estamos en la era de la ciencia pero, nuestros chicos y chicas necesitan una formación en materias como Historia, Literatura, Filosofía, Geografía, Arte, que poco a poco van desapareciendo de los planes de estudio u ocupando parcelas mínimas del currículo, una sociedad culta será siempre una sociedad libre.

Por último y lo más importante es que la formación debe dirigirse hacia la preparación para ser ciudadanos del Mundo, sin barreras, sin fronteras, sin religiones, sin políticas que impidan a cada ser humano moverse libremente y ser aceptado por los demás  sin ninguna intolerancia. Hoy por hoy es mi deseo pero, reconozco que es una utopía; lucho con mi palabra por erradicar toda cortapisa a los humanos, para que cada uno de nosotros tenga una auténtica conciencia social y política y pueda transmitirla a los más pequeños.

*La primera fotografía procede de la página web de la Fundación Giner. *