Alberto Lorca, A Través del Espejo. Por: Macías Berenguer Ivars.

alberto

Traemos a Referencias a un creador multifacético, Alberto Lorca Valdeolivas,  fotógrafo, documentalista, cortometrajista, Premio autor Joven en la Villa de Paterna en su XV Certamen de Fotografía, Primer premio de fotografía del “Certamen contra la violencia de Género y por la igualdad de sexos”. Consell de la joventud d´Alacant. Junio 2004, participante en exposiciones colectivas como:

 

 

 

 

 

Exposición colectiva, tetería Infusión Alicante enero 2007.

Exposición colectiva, video y fotografía. Tarahis café-bar. Playa San Juan 2006.

 Exposición colectiva. Galería Duomo. Valencia. 2005

17 exposición audiovisual Bilbao. Sala exposiciones BBVA de Bilbao. 2004

 Presentación videos y cortometrajes. FNAC Alicante. 28-09-2004.

 

Alberto Lorca, presentó en mayo en Alicante una exposición de fotografías titulada “A través del Espejo”. En Referencias hemos querido que no pase desapercibida para  quienes no conocen su muy particular mundo personal. Para ello, les presentamos aquí una muestra de su trabajo y el texto que para la exposición escribió Macías Berenguer Ivars, nuestro nuevo colaborador de la Revista, y también artista.

 

 

 

 

A Través del Espejo. Por Macías Berenguer Ivars.

 

“Los espejos que me escupen hacia fuera, y hacia dentro

me proponen transparencias de distancias y silencios,

deben ser, quiero que sean, para mis obras ejemplo,

con mucha luz hacia fuera, con más secreto hacia dentro.”

 (Gabriel Celaya)

     ( Nuria )

nuria

¿Frecuentas los espejos? Es cierto que, o te atrapan o te escupen pero nunca pasan desapercibidos. Yo, por ejemplo, cuando se portan mal conmigo, los dejo enfrentados para que multipliquen vacíos y lloren infinitos, de plata.

Hay gente que después de toda una vida viviendo, enfrenta sus arrugas a ellos y la arena se le escapa entre los dedos porque nunca se acaba de reconciliar con los años pasados.

Hay gente que les dedica tímidas y huidizas miradas entre escaparates y vitrinas ante los que se acicala apresuradamente; otra sin embargo, se zambulle en su reflejo sin echa la vista atrás, a pesar de las consecuencias, aunque se ahogue en el material acuoso del que están hechos.

Hay personas que los rompen por despecho y se anestesian entre dientes con argumentos de muy poco peso: “Las fotografías son aún más trágicas porque eternizan, fosilizan, mientras que el resultado reflectante es un lapso en la fugacidad del tiempo”. La sincronía del espejo puede ser pues, veneno o panacea, tortura o redención.

Hay quien no se lleva ninguna sorpresa, se enfrenta a ellos a pecho descubierto y su reflejo se convierte en transparencia, en claridad.

  ( Paula)

paula

Los espejos beben de nosotros al igual que nosotros nos alimentamos de ellos, es una necesidad recíproca que no podemos eludir. Si ellos se harían añicos reflejando sólo soledad, nosotros necesitamos saber quiénes somos, qué piensa el mundo sobre nuestra apariencia, y es por ello que recurrimos a este sucedáneo de nosotros mismos, a este clon vítreo para tener una idea objetiva, física, de nuestro ser. Empresa fallida pues siempre aparece nuestro contrario. Es decir, si movemos la mano derecha frente a nosotros mismos, la mano izquierda se revelará, ¿qué proyección hacemos entonces hacia el exterior? ¿Somos el negativo de quien creemos ser? Aquí es cuando entra en juego el espejismo -el espejo se subleva y ya no sabemos si al otro lado somos sólo aspiración, una caricatura, una copia barata, un ‘quiero y no puedo’ o el boceto de algo maravilloso, nuestro alter-ego.

Es por ello que con todo reverso hay un anverso y con respecto al producto espejado no iba a ser menos.

   ( Cristina y Mario)

cristina-y-mario

De la transparencia al espejismo, de lo diáfano a lo ambiguo tendremos en consideración la perspectiva humana y con esta colección de fotografías el autor, Alberto Lorca, ha querido dar una visión muy personal sobre personas y reflejos.

El desnudo se presenta como acto de honestidad, como medio transparente con que enfrentarnos a la sociedad y a nosotros mismos. Atravesamos el umbral a pesar de los cortes y las esquirlas, asumiendo quienes somos y defendiéndolo, más allá del espejo, donde somos proyectados. Este es un viaje de fuera para dentro y viceversa.

 

 

Disfrutadlo.