Los Rolling Stones y el Cine:Shine a Light . Por: Cristina Jimeno Bayona.

shinealightfilmLa película concebida como un todo como una pieza de coreografía nos acerca lo más posible a lo que es una actuación en vivo sobre un escenario que hará las delicias de todo buen amante del rock que se precie. (Cristina Jimeno Bayona).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Rolling Stones y el Cine: Shine a Light.  Por : Cristina Jimeno Bayona .

 

m-scorsese

Piedras que caen, balas perdidas, vive como quieras, así decía el mito desde 1965, cuando llegaron a la fama de Rolling Stones. Con sus más de sesenta años por miembro, el grupo aún mantiene una energía envidiable sobre el escenario y su grandiosa música se escucha aún como el rock más genuino, cañero y hasta humorístico en los grandes estadios que aún son capaces de llenar. Los Rolling Stones son unos de los dinosaurios de la música que aún merecen seguir en pie y que agradecemos que continúen en movimiento.

 Aunque se encuadre dentro del género documental desde mi punto de vista no lo es realmente puesto que carece de algunos aspectos esenciales para serlo .Más que una película documental sobre los Rollings es un concierto muy bien grabado

El documental, que dura cerca de 120 minutos, muestra a Scorsese en plena acción cuidando hasta el mínimo detalle para pasar después a 100 minutos de concierto en el que se escuchan una veintena de legendarias canciones de los Stones Algunas declaraciones que encontré de Scorsese reflejan a la perfección la idea de esta película.”Con la posición de las cámaras y los cortes intentamos acercarnos lo más posible a la energía de un concierto en directo”, dijo Scorsese. Quien haya visto la grabación de algún concierto de los Stones, inmediatamente se percata de la diferencia impresa por el experimentado director. Los ángulos de las cámaras, el seguimiento del público o la iluminación consiguen “un concierto vivo, una experiencia única; este documental intenta acercarse lo más posible a una experiencia en vivo, este ha sido un trabajo pasional, un elixir de juventud para mí”, dijo Scorsese. El concierto se intercala con material de archivo  como por ejemplo la escena en la que .Mick Jagger en una entrevista, probablemente de los años 60, afirmaba que no se imaginaba más de dos años tocando en la banda .La película concebida como un todo como una pieza de coreografía nos acerca lo más posible a lo que es una actuación en vivo sobre un escenario que hará las delicias de todo buen amante del rock que se precie. La idea de hacer la grabación en un teatro dio la oportunidad a Martín Scorsese de tener controlados los tiros de cámaras. Unas cámaras, diecisiete cámaras, que se acercan a los protagonistas hasta un punto que parece que puedes tocarlos.

                                                                                                            (Ron Wood)

ronwood

El problema principal que veo a este documental es que no va mucho más allá de ser el mejor concierto de la historia del cine. Asistimos a una suspensión de la realidad durante toda su proyección .La que escribe estas líneas y supongo la mayoría de la gente que visualizó esta película echamos en falta aspectos a tratar como la verdadera relación entre Keith Richards y Mick Jagger  o quién es Buddy Guz y porqué le regalan la guitarra al acabar la actuación ( El espectador medio posiblemente no sepa que este es una leyenda del blues .Que existen muchas anécdotas entorno a esta música que la vinculan directamente con el demonio  y que posiblemente por ello esta música haya tenido tanta influencia en la carrera musical de sus satánicas majestades) .Esperábamos ver algunas de las cosas que Ron Wood escribe en su recién publicada biografía “Memorias de un Rolling ” en el que a sus 61 años vuelve la vista atrás y ve un numero interminable de fiestas y declara cosas como “empapadas en alcohol, animadas por orgías frenéticas en mansiones victorianas o joviales vandalismos en hoteles de lujo”, acompañado siempre por “príncipes, beodos, estafadores, ministros, artistas, intelectuales y camellos”.Que en una ocasión su compañero Keith Richards, al que él llama “mister zar antidroga” le amenazó con una pistola cuando el guitarrista estaba atiborrado de cocaína. Además, asegura que Mick Jagger sufre de megalomanía y que sin “Keith no habría banda”.  Nos quedamos con ganas de ver a los Rolling  como seres humanos .Tan sólo vemos ciertos destellos en momentos puntuales como cuando Ron Wood tiene que ayudar a Charlie Watts a bajar de la batería , porque evidentemente los años no pasan en balde ,aunque Mick Jagger y compañía  quieran mostrarnos lo contrario .

 el_ultimo_vals_                                

Irremediablemente debo volver la vista atrás y compararla con El Último Vals.  Película en la que Scorsese además de grabar un gran concierto nos aporta bastante más sobre como son esa banda fuera de los escenarios. El Último Vals es un film documental dirigido por Martín Scorsese durante el concierto de despedida de The Band. Scorsese no quería realizar un simple documental sobre una de las bandas más influyentes del panorama rock americano de los 70 sino, como buen cineasta, pretendía algo más. Su intención  era testimoniar una época, un estilo de hacer música, transmitirnos su amor hacia ese forma de “vida” y hacernos partícipes de ello, a  través de ella se nos trasmite buen rollo, se nos transmite diversión, se nos transmite amor por el rock y se nos muestra a una banda tan grande como ha sido The Band para la historia de la música como seres sencillos y humanos, que saben que ha llegado el momento de retirarse y ceder el testigo a las nuevas generaciones. , Scorsese construye uno de los más lúcidos y acertados retratos de un artista, señalándonos de forma sutil, en forma de pequeños esbozos de entrevistas a los miembros del grupo, las luces y las miserias que rodean a un músico. La cámara de Scorsese es testigo inquieto de los testimonios, risas, canciones, esperanza, tragedia de unos protagonistas que se saben participes de una historia que habla del fin de una época y del comienzo de otra.

gimme_shelter_poster

En cambio en Shine a Light parece como si los Rolling tuvieran la sartén por el mango durante todo el proceso de grabación sin permitirle a Scorsese salirse lo más mínimo de un guión previamente marcado de antemano .Por lo que he podido indagar En Shine a Light, Scorsese sugirió amablemente las canciones que quería filmar, que se atuviera a la improvisación, y a la tensión del momento… 

Si comparamos esta película con otras realizadas sobre los Rolling como  Gimme Shelter, de los hermanos Maysles, y Charlotte Zwerin en la que se retrató  el fatídico concierto de los Stones, al noreste de California, en diciembre del año 1969, -recordado por el asesinato que hubo entre el público- Shine a Light, es sin duda el contrapunto de ésta .En ella todo es demasiado limpio y organizado  Mientras en la primera vemos a  The Rolling Stones corrosivos y  desmitificadores en esta nos muestran como si con el paso del tiempo se fueron convirtiendo en su propia historia. Hasta se han hecho respetables: el nivel de vicios ya no escandaliza

 

A pesar de los excesos tanto de droga alcohol y dinero a los que han tenido acceso los Stones, “Las piedras siguen rodando”, esto parece ser lo que nos quieren transmitir. Para concluir dejo una cita de Keith Richards que resume bastante bien la esencia de la película:

 

“Depende con quien hables, algunos piensan que los Rolling Stones empezaron con Brown Sugar, otros creen que no había nada antes de Start me Up y otros insisten en que Satisfaction fue nuestro primer disco. Es una locura cuando formas parte de algo que ha andado por tanto tiempo y te das cuenta de que eres algo con lo que la gente ha crecido. Un montón de gente no conoce un mundo sin los Rolling Stones. Eres parte de su vida tanto como sus padres, el aparato de TV, el sillón o el aire que respiran. Apareciste en el mundo y ahí estaban los Rolling Stones. Realmente es muy difícil de  entender…”