Villancicos españoles I. Por : José Julio Perlado

marquessantillana

 

 

 

         Es en pleno siglo XV – algo posterior a 1445 – cuando aparece en nuestras letras el marqués de Santillana como presunto autor de una composición titulada “villancico que hizo a unas  tres hijas suyas“. Es muy probable que en ese momento naciera el nombre de “villancico” y si avanzamos en el siglo XVl ya este término  está de moda y consagrado definitivamente, empleándose para encabezar una composición que antes no recibía tal nombre.

 

 

 

 

 

 

 

VILLANCICOS    ESPAÑOLES. I:  Por : José Julio Perlado .

 

Es en pleno siglo XV – algo posterior a 1445 – cuando aparece en nuestras letras el marqués de Santillana como presunto autor de una composición titulada “villancico que hizo a unas  tres hijas suyas“. Es muy probable que en ese momento naciera el nombre de “villancico” y si avanzamos en el siglo XVl ya este término  está de moda y consagrado definitivamente, empleándose para encabezar una composición que antes no recibía tal nombre.

 

No nos referimos aquí al villancico navideño, ni tampoco a los villancicos religiosos o a las tonadillas o tonadas escénicas. En el “Cancionero de Herberay” – entre 1461 y 1464 -aparece una composición anónima encabezada con el nombre de “villancico” que empieza así:

cancioneroherberaydesessarts1                      

                     

                          La niña gritillos dar

                           no es de maravillar.

 

                         Mucho grita la cuitada

                         con la voz desmesurada

                         por se ver asalteada:

                         non es de maravillar.

 

 

 

 

 

A mediados del siglo XV se despierta en las cortes de Aragón, Navarra y Castilla el interés por las canciones populares. Se ha dicho que es muy posible que en la Corte de Alfonso V en Nápoles sea el lugar donde primero se disfrute la nueva moda. La afición por la canción popular pasaría pronto a Castilla, y aquí se consagra el nombre de “villancico“. Y ese gusto por la canción popular se manifestará en tres direcciones: en primer lugar, la lírica popularizante:

 

 

                             

                                            

                               cancionerojuandelencina2

                                   (“¡Ay, triste, que vengo

                                   vencido d´amor,

                                   maguera pastor!

                                   (…)

                                    Sin dar yo tras ella

                                    no cuido ser vivo,

                                    pues que por querella

                                    de mí soy esquivo,

                                    y estoy muy cativo

                                    vencido d´amor,

                                    maguera pastor”)

                                                   (Cancionero de Juan del Encina)

 

 

En segundo lugar, el uso de una cancioncilla tradicional seguida de una glosa cortés:                    

 

                

                  (“Tres morillas me enamoran

                   en Jaén:

                   Axa y Fátima y Marién.civitatesorbisterrarum1

 

                   Tres morillas tan garridas

                    iban a coger olivas,

                    y hallábanlas cogidas

                    en Jaén:

                    Axa y Fátima y Marién.

 

                    Y hallábanlas cogidas,

                    y tornaban desmaídas

                    y las colores perdidas,

                    en Jaén:

                    Axa y Fátima y Marién.”

                   (Cancionero Musical de Palacio)

 

 

 

Y en tercer lugar, el llamado “villancico cortés”, el culto, que alcanza gran éxito y se cultiva extraordinariamente.

 Los villancicos a lo largo de la historia han ido recogiendo principalmente temas amorosos (de quejas e insomnios), pero también han tratado  asuntos referidos a fiestas, como pueden ser los Mayos y el día de San Juan, bodas, bautizos, viajes, trabajos (villancicos sobre espigadoras, vareadoras, panaderas, molineras), pregones y juegos de rondas múltiples:

 

                                                      Vanse mi amores;

                                                      quiérenme dejar;

                                                      aunque soy morena

                                                      no soy de olvidar.

 

                                                      Aunque soy morenita un poco

                                                      no se me da nada,

                                                      que con agua del alcanfor

                                                      me lavo la cara.

 

El insomnio, por ejemplo – al que acabamos de referirnos – está presente en el Cancionero Musical de Palacio:

                                                     Todos duermen, corazón,

                                                     todos duermen y vos non.

 

                                                     Estas noches atán largas

                                                     para mí

                                                     no solían ser ansí.

 

                                                     No pueden dormir mis ojos,

                                                     no pueden dormir.

 

Los hombres siempre han cantado y el juego de las palabras ha existido siempre. En el Romancero general se descubre:

 

cancionerogeneralsevilla15352                                  ¡Cómo se aliña la niña,

                                  madre mía, cómo se aliña!

 Lope de Vega en “La carbonera” escribirá:

                                  ¡Por aquí, por aquí, por allí,

                                  anda la niña en el toronjil!

                                  ¡Por aquí, por allí, por acá,

                                  anda la niña en el azahar!

 

 

  

 

Y siglos más tarde Jorge Guillén dirá en “Cántico“:

 

                       ¡En el viento, por entre el viento

                       saltar, saltar

                       porque sí, porque sí, porque

                       zas!