Poetas de Cuba: Alex Pausides. Por: Pedro.A. López Cerviño.

portada2

Entre aquellos que merecen mi voto si alguna vez se llevara a consenso quien habría de ser Poeta Nacional en Cuba está mi amigo Alex. Alex Pausides, nació en Manzanillo, Cuba, en 1950. Su infancia transcurrió entre las estribaciones de la Sierra Maestra en una zona llamada La Manteca. Muy joven decidió soltar sus amarras y echarse a la mar de la poesía, quiero decir, que todavía con una pelusilla como barba en sus quijadas afiladas, empezó a pintar con palabras el  aire de los riscos desde solía ver la hondonada donde nace el arroyo de la sierra, y en lontananza, la línea azul del horizonte. ( Pedro Antonio López Cerviño)

 

 

 

 

Poetas de Cuba: Alex Pausides. Por: Pedro Antonio López Cerviño.

 

 Poco a poco diose a conocer el muchacho con unos versos firmes cargados de un lirismo inusual por esos tiempos. Contra viento y marea -estaba en boga la poesía coloquial en los inicios de los setenta- afiló su espada poética en un duelo de tropos donde defendía a ultranza la imagen prístina y bucólica frente a las prosaístas soluciones poéticas del coloquialismo.

Aquello fue un movimiento que se llamó Poesía de la tierra y que tuvo entre sus representantes a Alex, Roberto Manzano, Raúl Doblado entre otros.

alexpTodavía lo recuerdo con una corta veintena de años durmiendo en un sofá cama que yo tenía en mi casa de Clarín y San Basilio, en Santiago de Cuba, adonde solía acudir a pasar los fines de semana cuando le soltaban en el Hospital donde convalecía de una triste enfermedad, felizmente superada.

Después nos vimos en Manzanillo junto al pintor MOA y Emelicio Vázquez, el autor de La poza en uno de esos tan sonados homenajes que por entonces se le hacían a Manuel Navarro Luna. Y ya para entonces Alex era casi una leyenda.

Pasaron los años y me lo volví a encontrar en La Habana donde vicepreside la Asociación de Escritores de Cuba. Esa vez me regaló un hermoso libro  Ensenada de Mora donde una de sus secciones me la dedica a mí. Y eso fue una sorpresa después de tanto tiempo.

Ahora Alex organiza cada año a fines de mayo el Festival Internacional de Poesía y escribe apretando la pluma como hace treinta años, como cuidando que nadie le arrebate el arma con que hacer el oficio.

Su  bella relación con Aitana Alberti es otra de las formas de hacer poesía, porque, ¿qué cosa es la vida sino poesía si se vive intensamente?

 

Entre sus libros: Palabras a la innombrable (1992), Cuaderno del artista adolescente (1993);  La Casa del hombre (1996). Ha sido traducido al francés, inglés, italiano y ruso e incluido en algunas de las más importantes antologías de la poesía cubana. Ha incursionado también en el performance poético. Fue ganador del Premio de Poesía Gaceta, importante certamen que convoca la revista cubana homónima.

 

* La fotografía del autor puede verse en Poesía Cubana. *