Jesús López Cobos y Nacho Duato. Dos casos para la polémica. Por: Alena Collar

teatro-real

Andábamos esta semana a la captura de noticia cultural que fuera de interés para ustedes y nos topamos sin querer con dos que, parece casualidad, vienen a remover la laguna del ambiente artístico, o al menos esa sensación da.  

Una- aquí hablo en particular- tiene la impresión de que a los representantes oficiales de la cultura en España se les están revolucionando los artistas; no se sabe bien si por torpeza de los primeros, o por cierto egocentrismo de los segundos.

 

 

 

Las dos noticias son de diferente calado, y no parece que tengan las mismas motivaciones.

 

 

 

 

Jesús López Cobos y Nacho Duato. Dos casos para la polémica. Por: Alena Collar.

La primera es la apertura de la Temporada en el Teatro Real, que, como ustedes saben ha nombrado nuevo director y ha cesado – o ha hecho dimitir más bien- al anterior. Y sucede que éste, Jesús López Cobos, ha venido a decir que no le han gustado nada las formas que ha tenido el Patronato de “dimitirle”, o sea, de cesarle. Pero resulta que el Patronato dice que López Cobos es director musical hasta el 2010 y a la vez presenta a su nueva adquisición en este 2009.

Y una entiende poco. Porque si el señor López Cobos se va en julio del 2010, ¿qué sentido tiene presentar a Gerard Mortier en marzo del 2009?…

¿Van a existir dos directores musicales en esta temporada?; ¿va Mortier a plantear ya la actual con sus criterios, va a respetar la programación elegida por López Cobos?…

Nos da que el Patronato ha metido la gamba y no para tocar música precisamente…

 

compania-nac

Por otra parte, hace unos cinco días aparecen en la prensa unas declaraciones de Nacho Duato, cuando menos curiosas. Resulta que el señor Duato- que tendrá muchos defectos, pero pelos en la lengua ni uno- dice que hay gentes peligrosas en el ministerio de Cultura.

Nacho Duato que era el director de la Compañía Nacional de Danza hasta que- para resumirlo brevemente- él y el director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música no se han puesto de acuerdo en las formas del contrato, añade que “el problema es que en Cultura y Marset no tienen ni idea de lo que tienen entre manos”.

No parece quejarse Duato del hecho de irse, sino de que al parecer tampoco se va a mantener el proyecto ni las coreografías planeadas de antemano por él, sino que -como siempre- se está a expensas de lo que decida el nuevo director. Se quejaba en la información de desconocimiento del tema por parte de Cultura, y no solo de  eso, sino de desinterés.

Y una, aquí vuelve a entender poco. Parecería en algunas cosas que el afán por cambiar hace desentenderse de lo que va bien sin necesidad de cambios, sino tal vez de simples retoques, y de que se minusvalorizan tareas de años por aquello de la novedad, lo moderno y lo muy original.

El caso es que a estas alturas, no sabemos ni qué programación va a ofrecer el Teatro Real, ni si la Compañía Nacional de Danza va a seguir sus planes ya hechos o…va también a ofrecer la Danza del Desconcierto.