Madeleine Peyroux. Por: Alfredo Rodríguez. Música Tradicional Hawaiana: Los Instrumentos. Por: María Luisa Tamarit.

music_phases-38090Algo tiene la Atenas estadounidense, esto es, la ciudad de Athens en el estado de Georgia para que allí hayan surgido grupos como B-52’s o R.E.M., y que sea el solar natal de la cantante a la que dedico este artículo, Madeleine Peyroux. En éste último caso, la formación musical tiene más que ver con Europa, concretamente con la ciudad de París a la que se fue a vivir con su madre después del divorcio de sus padres.

 

( Alfredo Rodríguez).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

001

 

 

 

La música de las islas Hawai adquirió una enorme popularidad en los Estados Unidos a comienzos del siglo XX. Fue por esa época cuando se dio a conocer al resto del mundo. Los ritmos musicales del archipiélago, que muchos asocian a un modo reposado de vivir la vida, obraron tal poder de seducción entre los estadounidenses que en los años 1920 se situaron a la cabeza de los éxitos discográficos del país.

( María Luisa Tamarit )

 

 

 

 

 

 

 Madeleine Peyroux, la  Esencia del  Soft Jazz.  Por: Alfredo Rodríguez.

 

portada-disco-i

 

Allí[en París], en uno de sus barrios más famosos, el Latino, entrará en contacto con los músicos callejeros y se despierta su interés por la música, y con sólo 15 años se enrolará en una banda de medio pelo de swing, la Lost Wandering Blues & Jazz Band.

Con ese grupo realizará diversas giras por Europa, hasta que Madeleine (nombre que le pusieron por el personaje homónimo de Marcel Proust), decide regresar a los Estados Unidos y dar el primer paso de su carrera en solitario en forma de trabajo discográfico y que llevará por título Dreamland, un disco que la puso en lo alto de las listas después de vender 200.000 copias y de tener una más que buena acogida por parte de la crítica. Era el año 1996, y es entonces cuando se empieza a comparar su voz con la de la inmortal Billie Holiday. Un disco de versiones entre las que se incluía una del tema que inmortalizó Edith Piaf, La vie en rose.

Vocalmente, el gran público descubrió a una de esas voces que rozan la perfección, una voz suave, aterciopelada, con un timbre que efectivamente está próximo al de Billie Holiday, pero que las comparaciones no se pueden llevar más lejos. También se empezó a acusar a Peyroux de falta de sentimiento, de cantar de una forma desganada, con un punto de frialdad, características que efectivamente se pueden apreciar pero que yo considero definitorias del estilo absolutamente personal de la Peyroux, a la que se valora, creo que con justicia, como una de las grandes voces surgidas en los estertores del siglo XX.

deamlandpeyrouxA pesar de sacar un primer disco de éxito, nuestra cantante no volverá a poner en pie un nuevo trabajo discográfico hasta 8 años más tarde. Periodo sobre el que nadie parece tener ninguna información, y en el que la cantante y guitarrista pareció esfumarse de la faz de la tierra. Para este segundo trabajo, Careless love, contó con la producción de Larry Klein, con el que forma una simbiosis tan buena que la han mantenido en los trabajos posteriores de Madeleine. Un disco que los entendidos consideran mejor que el primero, y que también tuvo una excelente acogida por parte del público.

Si Careless love lo edita en 2004, en el 2006 ya tenía un nuevo disco en el mercado, de nuevo con el sello Rounder Emarcy Records, y será básicamente una continuación del anterior. Se tituló Half the perfect World, un trabajo más personal y maduro, en el que sigue destacando por encima de todo la calidad vocal de Madeleine Peyroux.

Este mismo año 2009, puso en el mercado su cuarto disco hasta el momento, Bare bones, trabajo que marca un punto de inflexión importante porque abandona el mundo de las versiones en el que se había estado moviendo hasta ese momento, y se adentra con decisión en el mundo de la composición, lo que convierte a Bare bones en su disco más personal con diferencia. Disco que se adentra en los terrenos de un jazz suave, de nuevo de la mano de Larry Klein, y que se inspira en un libro escrito por una monja budista, Pema Chodrán, que anima a aceptar el hecho de que todo termina y todo cambia.

Con este disco demuestra que también hay que tenerla en cuenta como compositora, y en él pone su voz de cierto recuerdo antiguo, al servicio de unas letras intimistas, en las que desnuda parte de su alma después de hacer un ejercicio de autoanálisis que le resultó duro por momentos, como ella misma ha reconocido en diversas entrevistas.

Uno termina de escuchar este disco y queda en el aire, flotando, invisible pero con una presencia instintiva, una voz que acaricia, suave, que acompaña y que nos gustaría que siguiera siempre ahí.

 

 

 

 

La Música Tradicional Hawaiana:  Los Instrumentos. Por : María Luisa Tamarit.

 

ukulele_anatomie

La música tradicional hawaiana se fue gestando a partir de los estilos musicales que recalaron en sus costas, procedentes de diversos puntos del planeta. Muchas de las tonadas que perduran en la actualidad, proceden de cánticos antiguos que se fueron transmitiendo de generación en generación, experimentando las correspondientes modificaciones marcadas por el tiempo y sus intérpretes.

 

La música de las islas Hawai adquirió una enorme popularidad en los Estados Unidos a comienzos del siglo XX. Fue por esa época cuando se dio a conocer al resto del mundo. Los ritmos musicales del archipiélago, que muchos asocian a un modo reposado de vivir la vida, obraron tal poder de seducción entre los estadounidenses que en los años 1920 se situaron a la cabeza de los éxitos discográficos del país. 

Uno de los instrumentos más vinculados a las tradiciones hawaianas es el ukelele, que en la lengua de los isleños significa “pulga saltarina”. Se trata de una variedad de guitarra de pequeño tamaño y de cuatro cuerdas que fue introducida en las islas hacia 1870 por unos navegantes procedentes de Madeira. Pariente cercano del cavaquinho, pequeña guitarra de origen portugués, y de la braguinha, típica de Madeira, el ukelele produce un sonido armónico y de tonalidades agudas, al que probablemente deba su nombre el instrumento.

 

 

002

De Hawai también es típica la guitarra hawaiana o slack key (“cuerda floja”), desarrollada a finales del siglo XIX. Su aspecto es prácticamente idéntico al de las guitarras convencionales, pero posee un sistema de afinación distinto puesto que sus cuerdas no se afinan con notas disonantes entre ellas, como las demás guitarras, sino con un sistema de acordes de los que se han identificado hasta quince diferentes. Este particular modo de afinar la slack key le aporta una sonoridad muy especial y la posibilidad de arrancar sonidos siempre armónicos al rasgar sus cuerdas. Los intérpretes de slack key se sirven a menudo de una pequeña barra metálica, que deslizan por encima de las cuerdas para conseguir esas variaciones de semitonos que tanto identifican a la música hawaiana.

 

Otro instrumento muy popular en el archipiélago es la lap steel guitar. Se trata de una especie de guitarra alargada y estrecha, de seis cuerdas y sin caja de resonancia, que se interpreta sosteniéndola sobre las piernas o un soporte plano. Las cuerdas no se pulsan, sino que se presionan con una barra de metal. Puede tener diversas formas (las hay incluso triangulares) y su sistema de afinación es similar al de la slack key.

 

003

004

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunos de los instrumentos de percusión más característicos del folclore hawaiano son el pahu, un tambor con la membrana hecha de piel de tiburón, y el ipu keke, un original tambor construido con dos calabazas secas encajadas una dentro de la otra en sus porciones más angostas. Ambos instrumentos se percuten con las manos y se utilizan para acompañar la popular danza hula.