Sueños que se cumplen: Cien mil Lectores/as.

 

Sin títulomiró

 

Alenarte Revista, ha llegado a los cien mil lectores hoy.

Para mí es motivo de orgullo, de alegría, de enorme júbilo, y perdón por la palabrita, pero es así. Y lo es porque esta Revista nació contra corriente, nació después de perder la administración de Alenarte I, por causas que todavía no han sido aclaradas, aunque a estas alturas de la película mejor que ni se aclaren, que no sé qué sería peor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nació por tanto de una pérdida, y después de dudar más de una semana entre levantar otra vez el tinglado o dejar definitivamente que se fueran los sueños al carajo. Entonces hubo gente que se empeñó conmigo en que había que seguir porque los sueños están para cumplirlos. Ellos (y ellas) saben quienes son y porqué hoy les doy las gracias.

Cuando se publicó el número que la iniciaba, decidimos mantener la numeración correlativa, pues una revista era la continuación también de la otra, no era otra cosa, sino la insistencia tozuda en un proyecto.

Costó lo suyo, porque durante semanas nos entraban catorce lectores diarios, y porque la dirección estaba más por tirar la toalla que por creer en el tinglado.

Pero no me dejaron. Tirar la toalla, digo. Y los resultados no pueden ser más bonitos, más espectaculares y más alegres. Para las dos Revistas. Esta, la “pequeñita” como la hemos dado a veces en llamar, ha ido creciendo, soltándose, y no solo eso, sino acogiendo en sus páginas a creadores, artistas, expositores, museos, que en muchos casos han leído Alenarte Revista y nos han enviado sus datos, sus creaciones, sus obras “por si eran de interés para Alenarte”. Esto nos llena de orgullo. Que un Instituto como la delegación en Manchester del Cervantes, o un artista internacionalmente conocido como Cveto Marsic, nos envíe sus datos para ver si “queremos hablar de ellos”, sinceramente casi nos bloquea la estima. Por dar dos ejemplos.

Hoy Alenarte Revista, que además cumple en este mes su número cincuenta, tiene cien mil lectores/as. Tiene un lugar en la Red de prestigio y una trayectoria consolidada, y creemos que empieza a ser referente de calidad y rigurosidad en las creaciones y noticias que ofrece a sus visitantes.  

La “pequeñita” ha llegado a ser adulta con toda brillantez.

Benditos sean los sueños tozudos y quienes los apoyan.