Artistas Vascos: Koldo Agarraberes. Por: Macías Berenguer. Primer Album Musical de Arín Dodó. Por: Leo.D.Kroglie.

meninas

Os presento a Koldo Agarraberes (Pamplona, 1967) y a su arte que se acuerda de los otros,  aunque a veces nos-otros también seamos esos otros a los que me refiero, (suspiro).

Su maestro fue Patxi Buldain (Pamplona, 1927), un artista que se exilió a Francia en 1948 y tuvo el honor de conocer a Albert Camus, Jean Paul Sartre y Pablo Picasso. Frecuenta hoy día su fundación en Huarte (Navarra).

( Macías Berenguer )

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AD

En verdad os digo que es hetedodoxo, heterogéneo y ecléctico…y libre de todo condicionante económico y social, tal y como predica este colectivo Lo que me inquieta es la voz…no se si es la de un mendigo borracho con delirium tremens o la de un tipo cuerdo que se quiere hacer pasar por loco.

( Leo. D. Kroglie )

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

  “En este mismo instante

     hay un hombre que sufre,

     un hombre torturado

     tan sólo por amar

     la libertad.”

(Nadie está solo. J.A. Goytisolo (fragmento)

 

Koldo Agarraberes. La mirada que ve. Por: Macías Berenguer.

 

prohibido0001

Caminamos por la calle en transparencia, no se nos ve, las miradas atraviesan nuestros cuerpos en penoso estado gaseoso, aquí en el trajín del metro, acullá en los silbidos de los semáforos que guían a los ciegos (¡más ciegos que quién!), en el chirriar apestoso de los neumáticos, en el arrullo de las palomas achacosas, ennegrecidas, en la sonrisa de la valla publicitaria que se mofa de la plebe , en las conciencias valetudinarias que menguan tristemente, -oiga usted parece haber salido de un cómic underground, ¿me da fuego?, ¿me presta su nariz?, ¿se ha olvidado de dónde viene?-.Bienvenidos a la espuma de los días, al interrogante de una generación, al grito que se abre paso en el cielo como cohete pincelado. Os presento a Koldo Agarraberes (Pamplona, 1967) y a su arte que se acuerda de los otros,  aunque a veces nos-otros también seamos esos otros a los que me refiero, (suspiro).

Hay una imagen de un tal Banksy, artista británico, concretamente de Bristol, en el que aparece un chaval con la cara tapada en actitud amenazante, lanzando lo que podría ser un cóctel molotov y sin embargo, en su mano porta un ramo de flores. El arte comprometido es algo así, no prescinde del estallido, de una violencia intrínseca, de la expresión y su crudeza,  creemos necesario tomar una posición, renunciar a lo ecléctico, quizás sea por eso que en el trabajo que os presento todo sea comprometido, arte figurativo y sobre todo, arte con garra, visceral. El que predominen los colores blanco y negro también podría ser una manera de posicionarse ante la vida, Koldo ha renunciado a los colorines quizá por la tristeza que le inspira la insolidaridad de la masa, quizá porque, como en la literatura en la puntuación, el excesivo empleo no engrandece una obra, la atiborra y la revienta.

 

 

 

mi corazon tif copia

Su maestro fue Patxi Buldain (Pamplona, 1927), un artista que se exilió a Francia en 1948 y tuvo el honor de conocer a Albert Camus, Jean Paul Sartre y Pablo Picasso. Frecuenta hoy día su fundación en Huarte(Navarra). Sus cuadros rebosan libertad creadora, no sujeta a reglas, arte puramente experimental. Según declaraciones del propio Buldain a él le enseñaron muchas cosas dentro de su disciplina creativa y por eso él sintió la firme necesidad de hacer lo mismo y así, creó una escuela taller, un semillero que ha sido más que fructífero.

Nicolás de Lekuona, artista guipuzcoano (1913-37) ha sido otra de sus influencias en el mundo del collage. Cuando conocí a Koldo en su estudio, me mostró en compañía de una cerveza y un cigarro, una colección de cuadritos irreverentes y muy sarcásticos que denunciaban  las injusticias sociales, el consumismo devastador, las incongruencias de las religiones, la poca visión de la que goza el mundo. No obstante, hoy día tiende a centrarse más en el óleo y en la infografía (consulten en la web su trabajo Prohibido echar comida a los animales).

 

 

requiem[1].mural.

Hasta aquí hemos hilvanado expresionismo, collage, libertad creadora, guiño a las vanguardias pero hay otra influencia en cuanto a éste polifacético artista se refiere: El muralismo mexicano.

En el local Zabaldi de Pamplona, hace un tiempo, hizo un action-painting llamado Réquiem, un excelente mural realizado a partir de carteles publicitarios de cigarrillos, marcas y eslóganes que fueron suplantados por calaveras, demonios, un World Trade Center en llamas y demás imágenes dantescas que recuerdan al Gernika de Picasso. Al artista le duele el mundo o mejor dicho, la inmundicia humana.

Las calaveras aparecen en el arte mexicano constantemente, el esqueleto forma parte de lo cotidiano en su cultura, un ejemplo claro es el precioso mural de Diego Rivera Sueño de una tarde dominical en el parque de la Alameda Central en el D.F., en el cual, la muerte luce una boa de plumas. El culto a las calaveras en el país azteca durante el día de los difuntos está muy arraigado. A la muerte se le ofrecen licores, cigarros, se le invita a la fiesta, se le desdramatiza riéndose de ella. No obstante, el propósito de Koldo en su mural con los muertos no es quitarle paja al asunto, más bien es darle la relevancia que tiene enfatizándolo y sobre todo, denunciándolo. Volvemos al arte comprometido, al arte herramienta. Tiene un proyecto en mente, ir a México a conocer todos esos murales in situ y por qué no, pintar allá alguno que otro en compañía de artistas mexicanos. La pintura al fresco, el arte colectivo por excelencia que pertenece a todos y es accesible a todos debe ser el protagonista.

prohibido0003

 

En otro mural, pero esta vez de José Clemente Orozco, aparecen Hernán Cortés y la Malinche en una pose un tanto “evayadanesca” a sus pies yace el hijo, arrojado en el suelo, el mestizo, la perdición de la identidad mexicana, el vacío del quién soy, idea que también aparece en El laberinto de la soledad de Octavio Paz, ése signo de interrogación al que fueron sometidos los mexicanos por el imperialismo español.

Si atravesamos el océano Atlántico, si vemos a la juventud en este lugar donde me hallo yo- escribiendo un artículo para éste artista en particular-, puedo sentir en ocasiones un vacío similar, de identidad, de desidia general, de arena entre los dedos, herencia de la generación inmediatamente anterior, los que ya no se sabe si ganaron o perdieron una batalla. No es una analogía acertada la nuestra con la mexicana, pero sí que nos tocamos en un finísimo hilo, aquí hay gente que ya no quiere ser nada, ni para ellos mismos ni para con los otros. Y el que todavía siente y siente a los otros y lo plasma en un lienzo, merece todos mis respetos.

Koldo acaba de participar en otro proyecto llamado Emari ’09 en Ultzama. Aquí la protagonista es Mari la deidad vasca de la naturaleza y los elementos, diosa que reside en la cueva de Amboto entre otros lugares. La idea original era que veinte artistas se reunieran y reivindicaran las raíces rurales -no sólo del pueblo vasco- sino de toda la humanidad, y en armonía con el monte, las pusieran de manifiesto con el arte. Una idea lindísima.

Estamos abocados inexorablemente a una sociedad propiamente urbana para bien o para mal y es muy difícil echar la vista atrás y reconocer nuestras raíces. Vivimos vertiginosamente y el arte es una manera de hacerlo con lentitud y deleitarse saboreando las pequeñas cosas. Todo, hoy por hoy, es de usar y tirar y cuando extrapolamos lo material a otros estratos, a las ideas más universales como el amor o la fraternidad nos insensibilizamos y no sabemos ya cómo mirar a nuestros semejantes. Caminamos por la calle como humo para los demás, gracias Koldo por verme, gracias por vernos. 

 

 

 

El Primer álbum  musical de Arín Dodó en la calle.  Por:  Leo D. Kroglie.

 

arindodo

Rítmica y tímbrica infrahumana lifasofioica.

 

Este es el título del nuevo (y primer) trabajo musical oficial del colectivo Arín Dodó (Jungla Dispersa del Templo Hedónico). 

En verdad os digo que es hetedodoxo, heterogéneo y ecléctico…y libre de todo condicionante económico y social, tal y como predica este colectivo. Empieza con el arrepentimiento, la metamorfosis y la redención de Samsa (un sueño lleno de angustia por el miedo a la muerte y también por el miedo a la vida de un hombre gris que se arrepiente de su existencia y que es condenado a peregrinar eternamente por este mundo teniendo que padecer una vida monótona y sin alicientes). La música que acompaña a este texto es una especie de “locura” de sonidos grabados al revés y de forma directa, mezclados en ocasiones y desafiando las leyes armónicas de buen ver y de buen parecer.

 

 

Después viene una pieza de 15 minutos (que es la que da el nombre al trabajo global) bien interpretada por un piano, percusión, tabla india y chello. Lo que me inquieta es la voz…no se si es la de un mendigo borracho con delirium tremens o la de un tipo cuerdo que se quiere hacer pasar por loco para no tener que sufrir las incomprensiones de este mundo tan materialista. Merece la pena oírlo, porque es una experiencia que no deja indiferente. Oírlo en directo hace que te salga un nudo en el estómago.

 

A continuación está “Superman”, un alucinógeno viaje para salvar la música de una raza extraterrestre en extinción…

 

Y después están las propinas de D. Avito Carrascal y el Juicio al Sr. Samsa (versión rumana de los temas del principio; pieza atonal y arrítmica…para no dejar dormir). El primer tema es una muestra bastante personal de lo que podría ser la poesía fonética de Kurt Schwitters. Además, se nota que a estos tipos les va Unamuno…

 

Para finalizar hay varias piezas instrumentales bastante experimentales, con sonidos reales de la calle y de cualquier zona del espacio.

 

¿Puede ser que la música y los ruidos sean una misma cosa? ¿La música debe estar cuantizada? , ¿al igual que el átomo?. Ahí queda eso.

 

Descargadlo y entrad en un lugar por lo menos….diferente.