Teatro Joven. El Grupo 611Teatro. Por: Carlos Feral ; Arín Dodó.

611teatro

Queridísimos lectores de Alenarte Revista. En el número del mes pasado, cuando escribí mi artículo sobre los premios Injuve, cometí un error garrafal ya que olvidé mencionaros que hubo también un galardón para el teatro. Esto, algo imperdonable por mi parte ya que yo mismo soy autor teatral, merecía un desagravio y, como de sabios es rectificar, aquí está en forma de artículo y entrevista.

 

 

El Grupo 611 Teatro. Por: Carlos Feral & Arín Dodó.

ríanse...

No es 611 Teatro una compañía al uso. Javier Hernández Simón, Pablo Rivero y Alberto Iglesias la fundaron allá por  Octubre de 2007 tras una dilatada experiencia teatral con otras compañías y escuelas desde hace más de quince años.

            Es curioso que el nombre saliera de una confusión. Uno es de Cantabria, otro de Orense y el tercero de Bilbao así que se dieron cuenta de que les unía una carretera que pasaba por sus lugares de orígen. Lo tremendo es que dicha carretera era la 634 mientras que ellos pensaban que era la 611 y con este número se quedaron.

            Hacen un teatro sociopolítico comprometido, sin renunciar a representar a los clásicos de vez en cuando, con muchas representaciones en su haber en, apenas, estos dos años de existencia. Sus títulos más conocidos son Ríanse del Hipopótamo, representada en el Círculo de Bellas artes, sobre el texto premiado del autor Emiliano Pastor (Premio Marqués de Bradomín) que ha tenido muy buena acogida y a la vez muchas críticas por lo arriesgado del texto, o Diktat( texto del francés Enzo Cormann) en el que dos hermanastros, separados en ambos bandos por la guerra, se reencuentran veinticinco años después en un lugar aislado.

             Individualmente, entre muchas otras,  también han estrenado títulos tan sugerentes como: Cristo Hembra o Como un Caballo Amarrado a las Puertas de un Saloon (de Alberto Iglesias), y han participado en festivales de teatro como Improclásicos, en el caso de Pablo, o la dirección de Javier en Una buena afeitada, obra ésta que se representó en el teatro Alfil de Madrid dentro del ciclo “Teatro por la Identidad”.

Su gran profesionalidad trata de que técnicamente sus espectáculos resulten impecables. En el teatro solamente se puede hacer una toma así que se tratan de cuidar los detalles al máximo.

tres

Lo que más me gusta de esta compañía es su entusiasmo y la manera de afrontar los ensayos. Para ellos es un auténtico placer. No saben estar quietos y si están parados más de dos días sienten tal desasosiego que necesitan inmediatamente estudiar texto, reunirse para pulir detalles, comprar vestuario, o lo que sea, con tal de que esa droga teatral no les consuma durante tan cortos síndromes de abstinencia.

            Les preocupa la estupidez de muchos de los títulos que hay en nuestras carteleras y se quejan amargamente de la falta de profesionalidad de los que solamente buscan buenas taquillas despreciando la calidad tanto de textos como de actores. Se solicita cada vez más profesionalidad pero se mantiene en amateurismo en la faceta burocrática del teatro, desde gestores a concejales. Un noventa por ciento de lo que hay en cartelera son comedias ligeras, obras cuyo objetivo es atrapar al espectador con un personaje famoso de la televisión. Dicen literalmente que “muchas veces nos comportamos de forma infantil con respecto a la cultura y no se dan cuenta de que somos un país mayor de edad que no necesita un despotismo ilustrado. Eso es un tapón enorme para el teatro, que parece un asunto de colegios y al que no se destina ni espacios ni dinero ni estructura profesional correcta y coherente.”

            Están también en lo cierto en cuanto a la queja de que en muchos teatros, sobre todo de provincias se programa con miras al fin de semana, quedando ese espacio desaprovechado, cuanto menos de lunes a jueves, sin dar posibilidades a grupos locales a ensayar, aprender y disfrutar de esos espacios semibaldíos. Asímismo es de agradecer a algunos centros culturales de barrio que, a pesar de su falta de medios e infaestructura se esfuerzan de verdad por dar un espacio a las representaciones teatrales.

 

en lataCon respecto a la difusión por internet de sus espectáculos la definen con una palabra que a mí me parece graciosa y acertada “ENLATADOS”. Me explico: Literalmente lo podéis leer así en su Blog:

“Es curioso que la manera de acceder a un mercado en el que se vende VIDA sea digitalizando y enlatando cada resultado… Son caprichos y exigencias del mundo en que vivimos. Y no nos amilana encerrar nuestras conclusiones provisionales porque pensamos seguir avanzando aún.

Una fotografía no nos roba el alma, a veces hace a esta accesible desde la distancia.”

Yo podría añadir muchas cosas más pero prefiero que oigáis el audio de la entrevista en la que os contarán en primera persona todos estos temas. Os dejo en el escenario con la grabación de la entrevista y deseándole mucha suerte a 611 y al teatro en general, en el argot que se usa en las funciones: “¡Mucha mierda!” Y…

¡Telón!…

 

Entrevista a 611Teatro