Inma Arrabal: Trascender la intimidad. Por : Alena Collar

Inma Arrabal, escritora andaluza residente en Barcelona, ha publicado un nuevo libro este otoño.

Inma lleva en el mundo literario hace ya bastante años y es autora de obras como Los que no Volvimos, Amayamar, además de colaboradora en diversos medios digitales e impresos, entre otras muchas cosas.

Lo importante de este libro es que aparece en el mundo editorial en un momento en el que puede ser muy necesario recordar algunas necesidades literarias que se están perdiendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inma Arrabal: Trascender la intimidad. Por : Alena Collar.

 

Me refiero a la creación de mundos interiores propios a través de la lírica que puedan ser compartibles. Porque la lírica- sea en prosa o a través de poemas- hoy por hoy parece encerrada en su propio sujeto y no deja capacidad de trascendencia al lector. Es decir, no permite la generalización de lo que se escribe; leemos ciertos autores-conocidos o no- y dan la impresión de poseer un mundo tan cerrado, tan clausurado en sí mismo, en su campo semántico, en sus propias coordenadas que, el lector cierra el libro pensando- permítanme la frase vulgar- “ eso no me pasa a mí”.

 

Y aunque es verdad que la lírica en su origen lo que pretende es transmitir sentimientos subjetivos de modo bello, caramba, hay sentimientos subjetivos que lo son tanto que solo le suceden a quien los escribe.

Con Inma Arrabal ocurre lo contrario; porque cuando se desgrana en una especie de deshojamiento interior para nosotros, ese Nosotros se corporeiza, se materializa en un “todos” que podemos ser leyéndola.

Incluso el propio título del libro es una complicidad hacia el lector, La Poesía es una enfermedad cardiovascular. De entrada ya nos está aludiendo al corazón, y aunque a veces pensemos que mucha gente no lo tiene, hay que reconocer que a casi todos nos palpita más o menos fuerte con ciertos temas. Y a Inma le ocurre no solo con la poesía, que define como enfermedad del corazón, sino con temas absolutamente en medio de nuestra vida de todos los días, como el deseo, el abandono, la vejez o la soledad.

 

Posee el libro un lenguaje actual, nuevo, original y lleno de sorpresas semánticas, y a la vez nos recuerda en ciertos poemas la cadencia de Alfonsina Storni, o Gabriela Mistral, por ejemplo en “laberinto” o en “El Ábaco”, con esa sensación de nostalgia perfumada, por así decir, que los engalana.

 

Seguiremos leyendo a Inma, eso sí, pidiendo encarecidamente a la editorial Huerga y Fierro que facilite más a sus lectores el acceso a sus libros…