Literatura Rumana. Florina Ilis y la Cruzada de los Niños. Por: Carlos Feral y Arín Dodó.

Este mes me gustaría dedicar mi artículo a una autora que merece la pena conocer. Me refiero a Florina Iliş, posiblemente la mejor escritora rumana de los últimos años. Es una autora sencilla, amable, sin estridencias y, sin embargo, llena de fuerza narrativa y con muchas cosas que decir a través de su obra. Ha obtenido prestigiosos premios como el de la Academia Rumana en 2007 o el Premio de Prosa de la Unión de escritores de Rumanía en 2005. Aparte  de otros muchos galardones me llama la atención que es la única escritora presente en el top 100 de “mujeres de éxito” elaborado por la revista Capital. ( Carlos Feral)

 

 

 

 

Florina Iliş y  La Cruzada de los Niños . Por :  Carlos Feral.

Debutó en esto de la literatura en el año 2000 con Haikus y Caligramas y es autora de otros títulos como: Cinco nubes rojas en el cielo del amanecer o El descenso de la cruz, pero sin ninguna duda, su mejor obra es precisamente la que quiero comentar en este artículo titulada La cruzada de los niños. En este artículo quisiera resumir la conferencia que la autora dio en rumano y que ustedes pueden oír en el audio adjunto en la sonora y preciosa lengua de Eminescu, así como dar un repaso sobre algunos otros autores actuales del panorama literario rumano que aquí no son muy conocidos ya que no suelen ser best seller pero que merece la pena leer.

 

 

 

Autores como Ştefan Agopian, autor de Tino el Suave, la joven Ruxandra Cesereanu (El nacimiento de los deseos líquidos), Calin Torsan (Papelera de reciclaje), Lucian Dan Teodorovici (Nuestro Circo les presenta), Razvan Petrescu(Un viernes por la tarde) o Dan Lungu (Soy un Vejestorio Comunista), entre otros, son representantes de la nueva ola de escritores rumanos de talento que como Florina Ilis reflejan la realidad de la Rumanía actual y del siglo XX. Recuerdo ahora un pasaje del libro de Dan Lungu, Soy un Vejestorio Comunista, que describe a un anciano que, fatigado, se detiene en mitad de la calle y se apoya un momento para descansar. Al poco rato, mientras toma aliento ve asombrado cómo se ha formado una larga cola de personas detrás de él que esperan pacientemente su turno. Al ser preguntado por un individuo sobre qué esperaba, él le responde que no espera conseguir ni alimentos ni nada sino que está descansando un momento de su paseo. El tipo en cuestión le dice entonces que por qué no sigue su camino a lo cual el anciano, acostumbrado a tantos años de colas con el régimen comunista le contesta: “De eso nada. ¡Para una vez que soy el primero en una cola…!”

El libro trata la visión actual de la sociedad rumana contemporánea confrontando el universo de los niños “Que cada vez parecen más maduros”, según las palabras de la autora, y el de los adultos “Que cada vez parecen más niños”. Investiga niveles importantes de la sociedad a la cual desenmascara al abarcar una realidad nueva.

La autora trata de dar una visión totalizadora de la sociedad rumana contemporánea en permanente cambio. No solamente quiere dar una visión local sino que partiendo de la realidad rumana habla del presente, del mundo en otras sociedades no tan distintas de la suya (internet, mundo virtual, videojuegos…) dominadas por los mass-media y el campo virtual y cómo influyen en la multitud de personajes que pueblan este universo.

La idea partió de un día en que Florina se encontraba esperando un tren a Bucarest en la estación de su ciudad, Cluj-Napoca, en la que un grupo de niños esperaba un tren especial a Navodari, ciudad del Mar Negro donde suelen pasar el verano en campamentos multitud de jóvenes de todo el país.

La autora se preguntó “¿Qué pasaría si…?” Si estos niños provocaran, al jugar, una pequeña guerra que, sucesivamente, se convirtiera en una guerra de verdad llevada por los niños del planeta contra el mundo de los adultos. A lo largo de las siete horas de viaje en el tren, Florina ya tenía en su mente todo el argumento y la estructura del libro. Empezó a imaginar escenas de este juego de niños que, primero se apoderan del tren, luego las cosas se van complicando hasta convertirse en una verdadera cruzada.

Una vez que la idea estuvo clara, empezó a leer libros sobre el controvertido evento histórico ocurrido en 1212 conocido como “La cruzada infantil”. Digo controvertido porque se trata de una serie de acontecimientos entre reales e inventados que cuentan cómo un niño tuvo una visión en el comienzo del siglo XIII, después de la cuarta cruzada, en la que Dios le manda escribir unas cartas al rey de Francia para que  dirija una nueva cruzada para conquistar Jerusalén. El rey se lo toma a broma y el niño regresa a su casa donde recibe una nueva visita de Jesucristo para que encabece él mismo dicha cruzada. Será la pureza del alma de los niños la que les permita llevar su empresa con éxito. Otro niño alemán dice haber recibido el mismo encargo y así, se les van uniendo más y más niños a lo largo de su marcha por Europa hasta que cuentan con unos treinta mil cruzados infantiles. Se dice que arrasan con todos los pueblos por los que pasan y que la mitad de ellos deserta antes de llegar a Niza y la otra mitad muere de hambre y enfermedades. Parece que al fin llegan unos dos mil y se pasan dos semanas rezando para que Dios les abra las aguas. Como esto no sucede, se embarcan en siete veleros prestados por unos mercaderes de los cuales se hunden dos en Cerdeña. Los cinco que llegan a Alejandría, son apresados por los mercaderes que los habían prestado y los niños son vendidos como esclavos. Ahí acaba la cruzada infantil.

Una vez hecho este inciso, volviendo al libro de Florina Iliş, la autora hace referencias inter-textuales a la simbología de esta historia a lo largo de toda su novela. Además observó todo lo que ocurría en Rumanía tanto en el plano político como social. Resultó que coincidió por aquellas fechas una huelga de los mineros del valle del río Jiu, en el Suroeste de Rumanía, que llegaron hasta Bucarest donde fueron fuertemente represaliados por la policía, de modo que salió a la luz toda la vulnerabilidad y fragilidad del sistema político y social del país. A esto se añadió el fenómeno social de los huérfanos abandonados en la calle o en orfanatos que no reunían las más mínimas condiciones e, incluso, la venta de menores al extranjero, la trata de blancas, el turismo sexual o la prostitución, que abrieron los ojos al país sobre la necesidad de introducir nuevas leyes al respecto.

Todos estos ecos de los acontecimientos sociales son fundidos dentro de la novela y conforman el núcleo duro alrededor del cual se monta la ficción.

La autora nos dice asimismo que “Al entender la influencia de los mass-media en un país que todavía no tenía el servicio de la democracia, sugerí la idea de la función mediática como un generador de narraciones alternativas”. Es cierto que los medios utilizan el poder que tienen en la sociedad contemporánea imponiendo sus versiones de la realidad, persiguiendo muchas veces el sensacionalismo para registrar las mejores cifras de audiencia.

La novela enfrenta al mundo de los niños con el de los adultos y, por tanto, la autora investiga sobre los gustos y aficiones de los alumnos de secundaria: qué música escuchan, sus ídolos deportivos, sus actividades más ocultas… Incluso el mundo gitano tiene cabida en su exploración del universo rumano. Indagando con discreción, estudió este complejo universo de estrictas leyes y ancestrales costumbres que, muchas veces por no entenderlas, rechazamos de plano.

La autora llega a la conclusión de que la historia coge a los adultos por sorpresa, despistados y sin preparación tal y como la vida nos sorprende continuamente. El reparto de papeles en el juego causa cambios imprevisibles en el terreno de la realidad. La autora construye una historia posible a la que presta visos de realidad y los componentes de esta se montan y desmontan en variantes infinitas todas ellas funcionales. De este modo toda la novela funciona al compás de unos procesos que ocurren al mismo tiempo pero que son imprevisibles y que determinan el hilo de la narración, a veces equivocada y arbitrariamente pero, ¿no ocurre lo mismo en la vida?

 

Los audios siguientes recogen la conferencia.

Introducción

Palabras editora

La Autora

florinailispopeanga

Preguntasdelpúblico

Respuestasautora

florinagradecimiento

Entrevistaautora