Jeroni Mira Premio en “Letras Kiltras”

La página Letras Kiltras “(punto de encuentro de los errabundos kiltros de la creación)” está patrocinando entre sus asociados un concurso mensual titulado “el blog del mes”.

El concurso ha sido creado  y coordinado por Alicia Fontecilla y Javier Monroy.

Según se dice en su página web, se busca: “estimular la calidad en la preparación de contenidos cuanto en el diseño estético, así como incrementar las posibilidades de relacionamiento entre los miembros y, por último, elevar la calidad de los productos”

Se acaba de otorgar el premio de enero, y en él, ha resultado ganador en el apartado de poesía el artista mallorquín Jeroni Mira, que recientemente estuvo presentando en Madrid parte de su obra.

La web que patrocina el concurso es cuando menos, curiosa, si quieren echarle un vistazo les dejamos el enlace al final de esta Sección. A nuestro juicio tiene de entrada un punto a favor; perteneciendo como pertenece al célebre servidor ning, que se suele caracterizar por ser de acceso cerrado, en ella sin embargo se puede leer sin necesidad de estar asociado.

 

 

 

Les ofrecemos aquí el poema de este autor, que tuvo la gentileza de enviárnoslo.

 

 

 

 

Niebla y tinieblas de este día: Por : Jeroni Mira.

Si, te entiendo;

no, no me digas.

Jamás estuviste solo, y

habitando en lo deforme de la multitud

jamás estuviste acompañado.

Ocurre algunas tardes,

puede que ya imparable y con inusitada frecuencia.

El cuenco-pupila de Osiris (planeta HD 209458b) enrojece,

creando increíbles gamas entre el azul y el rojo:

gran mina de oro(s) es ahora el cielo.

Ocurre a veces,

con demasiada frecuencia

a medida que me acerco al final:

paseo entre extraños jardines

vistiendo las mejores túnicas de la soledad.

Los abrazos son desnudos,

las voces inaudibles,

las miradas resecas, ciegas,

los ósculos dejan vacíos recuerdos de cuerpo-alma,

los océanos están secos,

los desiertos rebosan aguas:

partos multicelulares de lágrimas calladas.

La vida transcurre en un lugar remoto

lejos de estos multitudinarios cementerios,

gárgolas desentumeciendo sueños de piedra.

Ahogadas calles por un lengua de ira, odios y recelos.

En la cúspide de un rascacielos la envidia se proclama reina

otorgando plenos poderes al absurdo,

lo irracional baila sobre la tumba de la razón.

Ocurre algunas tardes,

cuando se encienden las calles,

cuando el paisaje está en llamas,

ocurre, para mi gusto, con renovada y pestilente frecuencia:

el corazón deja de latir en mis manos,

y mi alma se torna negra.

El séptimo día un dios despertó después de su acto creativo: bajo sus pies de barro tan sólo destrucción, cielos negros plagados de codicia y buitres carroñeros.

¡Hei, Joe, donde haya desgracia tenemos negocio seguro!

Se abrochó el cinturón de seguridad y salió a la caza.

* Para ver más,  Letras Kiltras .*