“Grafistas. Diseño gráfico Español 1939-1975”. Exposición en el Museo de Artes Decorativas Madrid.

Grafistas es un homenaje a los pioneros del diseño gráfico en nuestro país, creadores de un nuevo lenguaje visual original y único, que marcó los recuerdos de toda una generación de españoles.

Entre los creadores cuyos diseños podrán verse en la muestra destacan nombres como Alexandre Cirici Pellicer, Manolo Prieto, Ricard Giralt Miracle, Josep Renau, o Josep Artigas.

 

Se considera grafistas a aquellos profesionales del diseño español que pertenecen en su mayoría a una única generación, a los llamados “niños de la guerra”, identificada sobre todo por el hecho de haber sido niños o jóvenes durante la Guerra Civil española (1936-1939) y haberse incorporado a la vida adulta y profesional en torno a 1950, un momento en que se dio en España un auténtico recambio generacional.

 

Se trata de una generación de auténticos pioneros, que alteraron la cultura visual de la posguerra española, en una sociedad no especialmente receptiva a entender que el diseño era, también, una forma de arte. Comenzaron aprendiendo un oficio en las imprentas y acabaron estableciendo los pilares de una nueva profesión, como diseñadores gráficos en estudios y despachos.

 

Pese a la existencia de una serie de iniciativas que constituyen los precedentes de losGrafistas como: los cartelistas de la Guerra Civil, el Sindicato de Dibujantes Profesionales en la Barcelona de 1936 y la asociación de dibujantes en el Madrid delos años 30, lo cierto es que tras la autarquía, la incorporación de España al mercado occidental traería aparejada una idea de renovación que se manifestó en el cambio experimentado en las relaciones laborales.

 

De este modo, los dibujantes publicitarios dejaron de ser proveedores de las imprentas, incluso empleados de las mismas, para pasar a ser clientes de ellas y, por tanto, a negociar directamente con los clientes los trabajos que les encargaban. Cuando esto sucedía, se convertían en diseñadores. Muchas de las agencias publicitarias en las que se formaron algunos de los más importantes pioneros del diseño gráfico, nacieron en esos años tanto en Madrid como en Barcelona.

En suma, los Grafistas españoles fueron capaces, a través de las décadas que analiza esta exposición, de alterar la cultura visual de la generación de la posguerra española, no especialmente receptiva a entender que el diseño era una forma de arte. Así, el diseño gráfico trascendió los ámbitos profesionales comunicativos para convertirse en una pequeña historia de la transformación de la España contemporánea

 

 

El periodo histórico que abarca esta exposición (1939-1975) coincide con unos años complicados, en los que los diseñadores en España no gozaban de circunstancias muy favorables. Ni existía una industria potente que pudiese realizar encargos, ni una sociedad receptiva a estos pioneros del diseño gráfico. Además, el aislamiento internacional, la escasez de materiales y el control de los discursos públicos por parte de la dictadura dificultaban enormemente el trabajo creativo.

Para la materialización de sus ideas los grafistas empleaban herramientas radicalmente distintas de las que se emplean hoy en día. En muchos de los trabajos mostrados en esta exposición la parte tipográfica –contrariamente a lo que ocurre hoy en día con el ordenador como herramienta de trabajo que no solo influye en los resultados sino también en los tiempos de producción y reflexión– está dibujada a mano, letra a letra, con unos caracteres que, en ocasiones, trataban de imitar una fuente concreta y, en otros casos, buscaban la creación de una letra distinta ideada ex profeso para la ocasión.

 

Se mostrarán más de 300 trabajos que integran tanto carteles, como sellos de correos, calendarios, collages, invitaciones de exposiciones etc.