Pablo Guerrero en la Librería Rafael Alberti. Crónica de la presentación de “¿No son Copos de Nieve?”.

Ha presentado esta tarde Pablo Guerrero su nuevo poemario, ¿No son copos de nieve?, en la Librería Rafael Alberti.

Acompañado de Miguel Copón, ilustrador del libro, que nos desveló muchas de sus claves, y de un montón de amigos.

 

Pablo Guerrero es de sobra conocido como para que esta Revista vaya a descubrir ahora nada; simplemente poniendo su nombre pueden saber más de él.

Pero sí quiere esta Revista contar algunas otras cosas.

Por ejemplo  que Miguel nos desveló los espacios poéticos de Pablo, que se refirió a la escritura del poema como a la habitación de ese espacio, o mejor dicho a la persecución de esa habitabilidad. Que explicó algo muy difícil de explicar; lo inasible. Es decir, el cómo llegar al poema es un ir habitando espacios, huecos, dicotomías entre el silencio y la palabra. Y cómo lo que se dice en el caso de Pablo Guerrero es un re-elaborar continuado, en busca de la justeza expresiva.

Algo así…

Después habló el poeta.

O eso pensábamos, que iba a hablar, pero no.

Se levantó de pronto una voz rota, y empezó a recitar directamente.

Un recitado como los copos de  la nieve; lento, cayendo, calando.

Miguel Copón, ilustrador del libro y el autor.

Los poemas de Pablo Guerrero son –también lo dijo su ilustrador- pura raíz terrenal; raíz que se alimenta de lluvias, de nieves, de savia, raíz frutal, a veces como la tierra de Castilla, seca y horadada, a veces fértil, húmeda, neblinosa, como “una tarde de cinc y cobre”, nombrada en uno de sus escritos.

Pudo durar una hora, algo más…no se sabe bien, porque teníamos “la primera palabra, entre nosotros cautiva”.

Después, con el silencio, sobre el público parecía flotar un manto blanco de altísima poesía.

Les dejamos dos videos breves sobre el acto y esta foto.