“El Dinosaurio todavía estaba allí”. Inauguración Librería-Café. Por: Alena Collar.

Les traslado de primera mano la idea de esta presentación curiosa de este alternativo lugar denominado tan literariamente; no siempre se asiste a cosas así, y no siempre cuando se asiste se sale con la sensación de cosa entrañable, como de haber estado en casa. A ver si sé explicar todo esto.

Verán, la librería-restaurante “El dinosaurio todavía estaba allí”, en Lavapiés 8, es un lugar ni pequeño ni grande; es decir, que tiene sitio para libros, sitio para mesas, sitio para una barra y sitio para futuros actos, y todo eso sin perder un ambiente de local de toda la vida pero con curiosidades que dan la medida de que allí la gente tiene que ver con la creación artística; además de los libros.

Hay fotos en las paredes, hay láminas, hay una decoración personalizada; la librera, Marisol quería que el Dinosaurio fuera como es, porque quiere estar en un lugar personal y propio, o sea que lo de “eso queda mejor o peor” la trae al fresco. Lo que quiere es que “quede bien para su librería”, que para eso es suya. Y no ha cedido a componendas.

Además es un espacio habilitado para la charla; es decir, para la tertulia, con mesas en las que es cómodo estar, con sillas cómodas, es decir, que no te van a echar a los diez minutos de tomarte la cerveza.







Hay libros, libros curiosos, de editoriales alternativas, de gentes de mal vivir, que están allí como acogidos, como esperando –aquí sí porque son visibles- que alguien se los lleve. Me refiero a que va a ser rarito que encuentren a Marías, pero seguro que encuentran a Isabel González, Jon Bilbao o Raúl Ariza. Por ejemplo.


Hay un menú, ay…hay un menú en el que hasta salimos nosotros; permítannos la vanidad de decirlo; miren que no solemos darnos bombo, pero eso de que un Tiramisú se llame “Alenarte”, nos ha llegado al corazón…nosotros en un menú, en la gastronomía…suspiramos si nos lo permiten…


Hay un horario que parece sacado de una novela de fantasía para un librerilófilo (amante de las librerías): de once de la mañana a doce de la noche y sólo cierran los lunes.

Y hay también, o mejor, preside todo eso, Marisol Torres. Que es mucho decir. Les dejo fotos y un vídeo, pero les animo a que vayan; lo pasarán bien.