Visita al Museo de Artes Decorativas. Diseño Ecológico Finlandés y Sedas Chinas. Por Virginia Seguí

El Museo de Artes Decorativas de Madrid situado en la calle Montalbán, 12, tiene abiertas dos exposiciones temporales de gran interés, la primera de ellas bajo el título: “NowHere Finland 2012. Diseño ecológico finlandés” permanecerá abierta hasta el 20 de enero del año próximo y la segunda La Ruta de la Seda podrá visitarse hasta el 23 de diciembre de 2012; os recomiendo una visita a Museo mientras lo hacéis, para degustarlas personalmente, os relato mis mpresiones sobre ellas.

                (Virginia Seguí)






Visita al Museo Nacional de Artes Decorativas. Diseño Ecológico Finlandés y Sedas Chinas. Por Virginia Seguí






Hace unos días visitamos las salas del Museo de Artes Decorativas (MNAD), nuestro objetivo era la visita a dos interesantes exposiciones que en estos momentos están abiertas al público; hablaremos primero de la titulada “Now Here Finland 2012. Diseño ecológico Finlandés”, que se podrá visitar hasta el 20 de enero del año que viene; fruto de la colaboración entre  Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Subdirección General de Promoción de Bellas de España y Los consejos Regionales de las Artes y El Museo de Artesanía de Finlandia, colaboración muy fructífera a juzgar por los resultados; que nos permiten  admirar la cada vez más frecuente combinación del diseño y la ecología; cuyo resultado son un serie de objetos que nos son muy próximos, algo habitual en el contexto de las Artes Decorativas, como veremos a continuación tanto por su uso y cercanía como por la creciente preocupación de la sociedad por el medio ambiente y la necesaria consecución de una economía sostenible que minimice en lo posible el impacto que la industria y el consumo tienen sobre él.

La Exposición demuestra cómo los finlandeses han asumido estas tesis convirtiéndose en pioneros en su práctica; lo que queda sobradamente demostrado con los objetos expuestos que invaden todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana; desde nuestra propia indumentaria y la de nuestros hijos, la decoración de nuestras casas, e incluso hasta nuestra muerte y más íntimas creencias.

Para ellos los objetos nunca tienen un final, siempre pueden ser reconvertidos; es como si  pudieran rencarnarse y/o reciclarse  prolongando su vida incluso más allá de la nuestra; nuestra naturaleza nos hace apegarnos a los objetos más cotidianos y próximos; nuestra memoria se asocia a ellos, con los que convivimos día a día, o con los que convivieron nuestros padres y abuelos; de forma que su proximidad también mantiene viva su memoria; nos cuesta deshacernos de ellos por antiguos o viejos que otros los encuentren; pero los finlandeses han descubierto un modo de transformarlos en objetos diferentes para que así puedan seguir formando parte de nuestras vidas. Del reciclado del vidrio y la porcelana, desechados por sus primeros propietarios, se obtienen botes y recipientes para múltiples fines. Unos cristales rotos procedentes de una antigua ventana pueden ser reconvertidos en una artística fuente; después de haberlos hechos pedazos y nuevamente fundidos para darles una forma artística y un pulimentado acabado.

Un viejo paracaídas puede ser utilizado como lienzo para confección de ropas y vestidos; o unas viejas cortinas convertirse en ropa para niños; que a su vez puede ser utilizada a distintas edades. El barro, la madera y los textiles los encontramos armonizados en una sencilla y decorativa urna cineraria para aquellos que deseen que sus cenizas sean depositadas en ella. 

La silla Minimi de tres patas, es lo que nosotros llamaríamos un taburete, realizado en madera sólida, sus patas son idénticas y cada una de ellas se prolonga y añade uno de los tres trozos que al unirse formarán el triángulo final que conformará el asiento; el conjunto destaca por su simplicidad y belleza; un diseño minimalista patente en la simplicidad del objeto y en el uso de los materiales.

Algo tan común y corriente como unos jabones realizados con aceite de oliva, manteca de karité y de coco, ideal para lavarse las manos, cobra un nuevo sentido cuando vemos impresos en ellos distintas huellas de animales; que adquieren un valor añadido si sabes que, además de la belleza que esto confiere a la jaboneta, por cada una que compres serán donados 50 céntimos de euro a WWF con destino la protección de las focas Saimaa.

Y así una multitud de elementos que nos sorprenden y dan ideas aplicables a mejorar nuestra propia vida e, incluso, nuestra propia muerte; que no detallaremos exhaustivamente para despertar el interés por verlos personalmente visitando esta interesante exposición.

La Ruta de la Seda es otra de las exposiciones que puede visitarse en las salas del MNAD de Madrid hasta el 23 de diciembre, en esta ocasión debemos su realización a su colaboración con el Museo Nacional de la Seda de China propietario de las piezas expuestas.

La exposición es la demostración del intercambio cultural que supuso la denominada Ruta de la Seda entre China y el continente Europeo; un largo recorrido a través del cual sin duda se intercambiaron influencias, visibles en la exposición y que, significó la llegada de objetos procedentes del lejano  Oriente que despertaban un gran interés y curiosidad en los europeos.

La finalidad didáctica de la muestra es patente ya que incluye, además de piezas de seda de gran valor y calidad, un recorrido por su fabricación; desde la sericultura hasta la obtención final del tejido en el telar, así como las diferentes  técnicas utilizadas para su realización.

Procedentes del noroeste de China podemos contemplar las sedas Jin, fechadas entre el siglo I y III d. C., tejidos fabricados en telar de pedal utilizando las técnicas de ligamentos compuestos conocidas como taqueté o samito que permiten la obtención de vistosos tejidos de colores y dibujos de diferentes temáticas; desde la mayor simplicidad a la mayor complicación; como sucede con los motivos romboidales propios de las Dinastías del Norte (386-581 d.C.) o los caracteres Wu ji de la dinastía Han (25-220 d.C.)

La influencia sasánida en los tejidos chinos es patente en algunas piezas de la exposición, en la que vemos motivos decorativos que hunden sus raíces en las decoraciones persas; como podemos ver en la pieza de tejido de seda de la Dinastía Tang (618-907 d. C.) decorada con caballos alados

El bordado  también está presente en la muestra, prueba de ello diversas piezas de la Dinastía Liao (907-1125 d. C.)

En los siglos XIII y XIV la expansión del Islam dejó su impronta en Oriente; los panni tartarici o paños tártaros fueron muy codiciados en su momento, algunas piezas de indumentaria de estos jinetes de las estepas así lo ponen de manifiesto.

En fin, esto y mucho más es lo que podréis encontrar en las salas del Museo de Artes de Decorativas de Madrid, que también complementa estas exposiciones con diversas actividades, como podréis comprobar si visitáis su página Web para informaros de todo lo concerniente a ellas.

Esta exposición puede ser ampliada en las salas de la colección permanente del Museo en las que pueden admirarse piezas propias procedentes y relacionadas con la China y el lejano de Oriente y también en el Centro Cultural de China de Madrid, recientemente inaugurado, situado en la calle General Pardiñas, 73; donde artistas chinos contemporáneos le dan un nuevo significado a las artísticasy tradicionales  sedas chinas.

Para más información:

Museo Nacional de Artes Decorativas.