Presentación en Madrid del Poemario de Luis Vea: Petroglifos. Por Virginia Seguí

 

 

CasadelLibro_Presentación_Petroglifos_Portada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presentación en Madrid del poemario de Luis Vea: Petroglifos. Por Virginia Seguí

RubémRomero_LuisVea_Pesentación_PetroglifosEl viernes seis asistí a la presentación en Madrid de Petroglifos, último poemario del escritor y periodista catalán Luis Vea; publicado por la editorial canaria Baile del Sol.  El acto tuvo lugar en La Casa del Libro de la madrileña calle Goya, donde me acerqué para conocer más detalles sobre él; corriendo su presentación a cargo de Alena Collar y Rubén Romero Sánchez; debo decir que este poemario me había atrapado ya antes  de su lectura; con solo la visualización de su portada en la que la imagen laberíntica de un petroglifo gris metalizado destaca inmerso sobre un fondo amarillo anaranjado; haciéndonos retroceder en el tiempo e intuir experiencias que aun siéndonos ajenas y estando, por ello, menos presentes en nosotros, podemos imaginar; adelantándonos así muchos de los significados de los poemas de Luis Vea.

 

 

 

Tras las presentaciones de rigor Rubén Romero Sánchez leyó un texto con su opinión, impresiones y crítica del libro; este texto lo podrán escuchar visualizando el video que próximamente se incluirá enCasaLibro_AlenaLuisVea_Petroglifos este reportaje. Alena Collar, sin embargo, optó por una presentación menos convencional iniciando su intervención con una batería de preguntas al autor; en las que al tiempo que exponía su propia opinión e impresión sobre la obra, le interrogaba para que él mismo expusiera, a los asistentes al acto, la gestación e intencionalidad de sus textos.

 

 

 

 

Durante este coloquio y al hilo de las intervenciones, fue intercalándose, por parte de presentadores y autor, la lectura de poemas con los que cada uno de ellos ilustraba sus opiniones respecto a los diferentes temas presentes en el libro; proximamente se incluirá un video de este coloquio para que todos Vds. puedan asistir, aunque sea en diferido, a esta presentación; conociendo así más detalles sobre la obra.

Hoy, tras la lectura del libro, puedo decir que el poemario de Luis Vea me ha gustado; en mi opinión es interesante ver cómo en él, el autor, además de hacer un ejercicio de buena composición poética,  trasciende su propia realidad universalizando impresiones, sensaciones y sentimientos que siempre remiten a la idea, por otro lado consustancial al género humano, de la intemporalidad de las cosas y el eterno retorno; eterna paradoja de la atemporalidad del tiempo.

El autor, al hablar de la gestación de su obra señaló la evolución que en él está presente y que el lector, sin duda, advierte a medida que avanza en su lectura; algo  evidente por lo que podríamos denominar su progresiva esqueletización del lenguaje como del planteamiento de su discurso; buscando siempre la esencialidad y literalidad de los textos y de las ideas que en él expone; de manea que pese a ser recurrente en algunas de sus temáticas; es también consecuente con las diferentes épocas de la vida en que su autor escribió sus poemas.

Si bien el paisaje es siempre una constante en ellos en sus inicios es un tema más descriptivo, para ir trastocándose en esencial; siendo cada vez más patente la trasmutación de unas iniciales impresiones físicas en unas impresiones psíquicas o espirituales consustanciales a la condición humana; y al igual que las imágenes petrificadas de esos incipientes y univiarios laberintos petroglifos nos remiten a ancestrales representaciones del cosmos y/o a tortuosos caminos por los que el alma debe transitar en su búsqueda de la inmortalidad, remolinos de agua en  los que en ocasiones nos sumergimos con peligro de perder la vida en ellos ya sea esta idea metafórica o real y, sobre todo, a esos los vientres femeninos en los que se genera la vida humana de los que todos hemos formado parte antes de convertirnos en lo que ahora somos los textos nos van dando distintas pautas para que reflexionemos sobre nuestra propia vida y cuestiones esenciales y comunes al resto del género humano.

La fuerza del paisaje canario, primera fuente de inspiración del poeta, y la insularidad, consustanciales a la idea y a la realidad de las islas afortunadas fortalecen y enfatizan también su intención; a la vez que apoyan muchas de sus premisas; reiterando e incluso resaltando las ideas claustrofóbicas y de encerramiento que los textos en sí mismos expresan; además de patentizar la insignificancia del hombre ante las fuerzas de la Naturaleza idea, también, muy presente en esta obra de Luis Vea.

En el poemario destaca la carga expresiva del rico e, incluso podríamos decir, especializado lenguaje empleado por el autor; que se convierte en uno de sus grandes atractivos conjugando en sus textos dos de sus constantes básicas: su pesimismo existencial frente a la potencia vital del paisaje por el que el autor se siente fascinado.

Esta crónica no tiene más pretensiones que dejar constancia de la presentación del nuevo libro de Luis Vea en Madrid, y la firme intencionalidad de animarles a comprar este poemario que ha titulado: Petroglifos; pues, como ya he dicho, pienso que merece la pena leer estos poemas en los que, Luis Vea, comparte con nosotros sus impresiones y sentimientos permitiéndonos integrarlos y enriquecer con ellos los nuestros al incorporarlos a nuestro propio bagaje vital y cultural; y, además, como dice Rubén Romero Sánchez hoy día los libros de poesía son escasos y los de buena poesía, si cabe, lo son todavía más; por ello no debemos perder esta oportunidad de deleitarnos con este excelente poemario de Luis Vea; que espero no tarden en disfrutar; mientras tanto y como avance; ahí tienen esta crónica de su presentación en Madrid en la que me permito, además,  incluir mi opinión sobre él.

LuisVea_Presentacion_Petroglifos_FirmaEjemplares

El autor firmándome su libro

Virginia Seguí