Ciuco Gutiérrez. Escenarios para la confrontación.  Exposición en el Espacio La Fragua.  

Ciuco Gutiérrez. Escenarios para la confrontación.  Exposición en el Espacio La Fragua.

 

mujeres-tatuaje-lampara-2012  

mujeres-tatuaje-lampara-2012

Para esta exposición el artista realiza una propuesta en la que introduce algunos de los elementos narrativos que ha ido utilizando en los últimos años, como son el desnudo y los objetos, pero abre nuevos espacios narrativos que le adentran en mundos que le hacen descubrir nuevas razones para seguir creando imágenes. En esta ocasión Ciuco Gutiérrez enfrenta imágenes de desnudos femeninos con bodegones en una confrontación necesaria para encontrar, de nuevo, su propio espacio.

Escenarios para la confrontación es una exposición que establece un diálogo, un “enfrentamiento” entre el mundo de los objetos y el más profundo arquetipo femenino.

Mujeres leones.

Mujeres leones.

Desde sus inicios, Ciuco Gutiérrez ha estado interesado en los objetos, protagonistas exclusivos de muchas de sus composiciones. Le gustan los más banales e insignificantes: souvenirs, bibelots, juguetes, rarezas fruto de la cultura de masas, chucherías decorativas y horteras recuerdos románticos que, a pesar de su carácter efímero, son altamente significativos.

Con ellos, a través de sus transformaciones irónicas, satíricas, críticas o puramente estéticas, reivindica historias marginales, en las que las cosas constituyen redes hablantes. Compone retratos que tienen que ver con la realidad humana y son ilustración de la cosificación de la sociedad, en plena “civilización de consumo”.

Muy pocas veces hasta ahora los seres humanos habían conseguido su atención. Sin embargo en esta exposición, Ciuco revisa los arquetipos atávicos y sociales más profundos, para enfrentarse con el cuerpo de la mujer, con lo eterno femenino como eterno efímero.

La objetivación de las mujeres, el proceso de cosificación fetichista, no sólo atañe al propio cuerpo de éstas, sino también a sus sentimientos. Pero el fotógrafo no se conforma con una denuncia de la mujer como “objeto sexual” y sus implicaciones en la imposibilidad de ser considerarla sujeto, en términos de igualdad o alteridad (otredad).

En su última serie, quiere captar a las mujeres libres, en su subjetividad más profunda. Sus protagonistas toman su fuerza del poder expresivo de la acción corporal, en una “danza” visual donde cada gesto está cargado de significado, creando un nuevo alfabeto corpóreo y devolviéndonos a la mujer como sujeto capaz de producir realidad.

Inauguración.

Inauguración.

Según Fernando Castro Flórez “Sus escenificaciones minuciosamente planteadas tienen siempre un toque inquietante e incluso de perversidad, no falta el rasgo cómico sin caer, en ningún caso, en lo grotesco. Ciuco utiliza, magistralmente, simulacros de señales, sucedáneos, como apuntara Kevin Power, de cosas que conocemos, códigos de identificación extraños. Recurriendo la pequeña escala, en sintonía con aquella tradición literaria que representa Swift en el Gulliver, tergiversa lo aparentemente banal para intentar que enuncie otra cosa, esto es, genera una visión diferencial de lo cotidiano que adquiere, desde una tonalidad irónica, una atmósfera casi de magia”.

Nacido en Torrelavega en 1956, hizo sus primeras imágenes con 13 años  En 1983 realizó las primeras imágenes que tenían un marcado acento personal. Tres años después hizo su primera exposición individual en la Galería Moriarty de Madrid. Ha sido uno de los primeros fotógrafos, junto a Ouka Leele, Alberto García Alix, Javier Vallhonrat y Joan Fontcuberta que abrió las galerías de arte generalistas a la fotografía y expuso su obra en ARCO.